thumbnail Hola,

El holandés reconoce que falló en momentos clave y que no estuvo al mejor nivel para los objetivos que tenía en su club y la selección. Ahora quiere volver a su nivel.

Fue protagonista y siempre lo será por su caché, habilidad y experiencia. Pero la temporada pasada, Arjen Robben tuvo un tramo final muy negativo en ciertos partidos donde el Bayern de Múnich se estaba jugando todo. Decepcionó en las citas clave ante el Borussia Dortmund o en las fases finales de la Champions League. Por todo eso, siendo profesional y muy sincero, admitió que no estuvo al nivel que merecían todos y que él mismo es el primero en criticarse e intentar mejorar para esta nueva temporada.

"Los últimos meses de la temporada anterior no estuve completamente liberado en mi cabeza. Esto tiene varias causas. Las secuelas de mi lesión, que no conté con todo el apoyo del técnico que yo esperaba y también una época donde se habló mucho de mi egoísmo y mi rol en el equipo”, destacó el holandés, enumerando casi una por una todas las polémicas que tuvo hace unos meses.

"Inconscientemente, esto acabó conectando a mi juego. Me puse a pensar en mis acciones y estoy acostumbrado a jugar al fútbol intuición. Mi fuerza reside, precisamente, en lo imprevisible, rápido e intentar hacer mi estilo. Por ello también puedo errar o no tener la elección adecuada siempre. Pero nunca pienso en negativo y este año quiero que sea mejor. Tengo que volver a lo básico, a mi manera de ser que, aunque suene raro, debe ser más egoísta y que me otorgue confianza”, destacó sorprendiendo a los medos de comunicación del entorno del Bayern, que escuchaban en rueda de prensa.

Artículos relacionados