thumbnail Hola,

El volante italiano, figura de la 'Vecchia Signora' que se quedó con el tricampeonato, se encuentra con un técnico que se convirtió en una de sus razones para dejar Milan.

Tres temporadas y tres títulos de Serie A, demuestran que Andrea Pirlo no estaba acabado para el fútbol hace tres años. El volante italiano, que sufrió más de lo esperado durante su última temporada en Milan, renació por completo tras su llegada a Juventus, donde se adaptó a la perfección al esquema de Antonio Conte y encontró un equipo que jugaba con y para él, favoreciendo su gran pegada, sus pases al vacío y todo el fútbol que tenía por dar.

Sin embargo, la salida de Conte dejó huérfano al jugador, pues más allá de que gran parte del plantel continúe, el reemplazante del entrenador italiano será Massimiliano Allegri, a quien la 'Vecchia Signora' se apresuró a contratar y que fue uno de los puntos fundamentales de la salida del mediocampista italiano de Milan.

Allegri, según cuenta el propio Pirlo, prefirió darle más espacio a jugadores como Van Bommel o Ambrosini, dejándolo sin espacios en la mitad de la cancha y pidiéndole que cumpliera una tarea más de marca, la cual un futbolista de sus características no se sentía cómodo al ejecutar.

Fue así como luego de diez años en los que alcanzó la máxima gloria con Milan, el volante, que había sido figura del Rossonero durante varios torneos, se encontró con la negativa del club para firmarle un contrato por más de una temporada y con la idea de un técnico que chocaba con su estilo, algo que terminó por abrirle el camino hacia Turín, donde lo esperaban para ser el líder del equipo y firmar por los tres años que el jugador quería.

Ahora, tres temporadas después y luego de haber hecho historia en la Serie A, Pirlo se vuelve a encontrar con uno de los responsables de su salida de Milan y aunque desde ambas parten aseguran que la relación es normal, la dirigencia de Juventus espera no tener inconvenientes con un jugador con el que acaban de firmar la extensión de su contrato y con un DT que tiene una tarea difícil al frente del campeón italiano.

Por eso, más allá de las palabras de Allegri en la rueda de prensa: "Tengo una buena relación con Andrea, no hay ningún problema. Nunca he cuestionado su calidad porque habría sido una locura. Soy afortunado de encontrármelo después de tres años", la pregunta en el club y por parte de los hinchas, sigue siendo la misma: ¿qué pasará con Pirlo?

Relacionados