thumbnail Hola,

Más de 800 personas se concentraron para denunciar el tratamiento del asunto por parte de los medios, con los que hubo momentos de tensión.

Más de 800 personas  se congregaron en Villarreal, en contra del que entienden está siendo un "linchamiento mediático" del joven David Campayo, quien le arrojó una banana al brasilero Dani Alves en el partido entre el Submarino Amarillo y Barcelona. Pero, lo que en un principio era una concentración de apoyo al joven, se convirtió en un acto de protesta contra los medios y su forma de tratar la noticia.

Así amigos, conocidos y algunos vecinos del joven, aseguraron que se está "linchando sin parar" a este joven aficionado y reiteraron que "se le ha tratado sin ningún tipo de respeto". Lo que por otra parte aseguran le está dejando en una clara indefensión.

Los cánticos fueron más dirigidos en contra de los medios y contra lo que aseguran fue una clara "manipulación" y un trato "indiscriminado" que se le dio a David Campayo. Además se vivieron algunos momentos de tensión entre alguno de los presentes y medios desplazados a este acto.

A pesar de que se vio claramente como el chico le arrojó la banana a Alves, los partidarios de Campayo insisten en que él no es racista. Su tío afirma que el incidente fue simplemente un malentendido y que los medios sacaron de contexto lo sucedido.

El racismo fue un tema de mucho debate en el deporte en los últimos años, por lo que se implementó una política de tolerancia cero. Por lo que el presidente de Villarreal, Fernando Roig no quiere hacer nada para enajenar el resto del grupo de fans de su club por las acciones de una persona, así que él y las autoridades actuaron con rapidez y decisión.

“No se puede juzgar a un club o a sus aficionados por las acciones de una persona que, además, ya fue identificada. No es justo para un grupo pagar por la acción de un individuo. Hemos actuado rápidamente y pusimos al autor en manos de la policía y los tribunales. Repito que fue una acción reprobable y para eso he expulsado al autor como socio de por la vida. Él no puede venir cerca de nuestras instalaciones”, dijo Roig.

Un aspecto positivo que se puede rescatar de toda esta situación y es el gran apoyo a favor de Alves. El astro brasileño recogió el plátano y se lo comió después de que fue lanzado en su dirección, lo que condujo a una campaña contra el racismo a través de los medios sociales.


Artículos relacionados