Neymar dejó mejor parado al Barça

En el duelo entre los equipos de Diego Simeone y Gerardo Martino, Atlético Madrid ganaba desde temprano, pero el brasileño entró y de cabeza marcó el 1-1 definitivo.
En un esperado compromiso a nivel mundial y con un particular atractivo desde los bancos de suplentes, Atlético Madrid debía recibir a Barcelona en el partido de ida por la Supercopa de España. A un costado del campo de juego, el Cholo Simeone y el Tata Martino le daban el toque argentino a un encuentro que prometía ser más que interesante.

Desde el inicio, el trámite fue intenso. El Colchonero se dispuso a presionar para cortar los múltiples circuitos de ataque del conjunto catalán y logró la ventaja cuando sólo iban 12 minutos. Los Culés sufrieron la anotación de un exjugador propio que había perdido terreno en la última temporada y que gritó su gol pese a su pasado blaugrana. Fue David Villa, quien abrió la cuenta de volea después de un envío de Arda Turan. Enseguida, el propio Guaje casi estira diferencias con un intento desde larga distancia.

El campeón vigente de la Liga manejaba los tiempos pero carecía de profundidad y el último ganador de la Copa del Rey se abroquelaba y se defendía con mucha gente para evitar que los futbolistas visitantes penetraran en el área custodiada por Thibaut Courtois. Llegando al cierre de la primera parte, el dueño de casa ya jugaba definitivamente de contragolpe y neutralizaba con una excelente tarea en el fondo cada arremetida de Barcelona.

En el complemento, la visita salió decidida a ir en busca de la igualdad, aunque se encontró ante una situación inesperada: Lionel Messi debió salir por una molestia y le dejó su lugar a Fábregas. Antes de llegar a los cinco minutos, Alexis Sánchez y el propio Cesc contaron cada uno con una oportunidad para alcanzar la paridad, pero la impericia en la definición les jugó una mala pasada.

El desarrollo se inclinó de a poco hacia algo muy similar a lo que había ocurrido en la etapa inicial, sin embargo la diferencia estuvo en una de las modificaciones que realizó el DT rosarino en su equipo. Cuando corría el minuto 59, Neymar sustituyó a Pedro y su ingreso dio inmediato resultado. A los 20 de la segunda mitad, el crack brasileño cabeceó un preciso centro que le envió su compatriota Dani Alves y facturó para romper el cerrojo local y establecer el empate.

Luego del tanto del exSantos, los madrileños resignaron la contra y los catalanes ya no fueron tan incisivos a la hora de pensar en el arco contrario, lo que dejó en evidencia que el marcador, que deja la serie abierta, no dejaba disconforme a ninguno de los dos con vistas a la revancha en el Camp Nou.

En el balance, se vio un partido parejo, con dos libretos diferentes, propios del estilo de cada entrenador. Y ante la imprevista salida de Messi, Neymar demostró su valor en un momento clave, para renovar las esperanzas de Barcelona.