thumbnail Hola,

El campeón del mundo fue derrotado por Brasil al igual que el club catalán en la semifinal de Champions League. La Roja necesita ajustes serios y alternativas para el Mundial 2014.

Muchos de los jugadores de España habían estado acá antes. Este fue nuevamente un Barcelona-Bayern Munich y el deja vu fue tan fresco como aterrador. Al igual que los bávaros presionaron y golpearon en los momentos justos a los catalanes en los dos partidos de la Champions League que dieron como resultado la humillación del 7-0 en abril, Brasil rompió una parte de la era de España este domingo.

España estaba en estado de shock y a la defensiva desde el principio cuando un Maracaná eléctrico inspiró al equipo local con un comienzo brillante. Brasil voló y se adelantó a los dos minutos cuando Fred aprovechó para meter una pelota perdida que no pudieron sacar Arbeloa, Piqué ni Casillas.

El seleccionado español no se había relajado en ninguno de sus éxitos durante los últimos cinco años en los que le ganó la Euro 2008 (1-0 sobre Alemania), superó a Holanda por el mismo resultado en el Mundial 2010 de Sudáfrica y goleó 4-0 a Italia para revalidar la Euro 2012. Ahora tenían que reaccionar, pero no pudieron.

Juan Mata y Pedro crearon una gloriosa oportunidad en lo que fue el único momento significativo de ambos jugadores en una jornada demasiado floja para los atacantes de España. Pero David Luiz produjo una salvación milagrosa sobre la línea para mantener la ventaja de la Seleção. Minutos más tarde, el marcador pasó a reflejar realmente lo que pasaba en el juego cuando Neymar gritó el 2-0.


Sin respuestas | La selección española, perdida en el Maracaná

La segunda parte comenzó igual que la primera -con un gol de Brasil- y Azpilicueta, que había ingresado por un muy bajo Arbeloa, era el responsable esta vez por darle tanto tiempo y espacio para el remate a Fred. Pero para España hubo exhibiciones de baja calidad en toda la cancha. Sergio Ramos quedaba mal parado una y otra vez; para peor, falló un penal en el minuto 55, que podría haberle dado una esperanza de revertir el resultado a los campeones del mundo.

Mientras tanto, su compañero en la defensa Piqué se quedó mirando la pelota en el primer gol y vio la roja después de una infracción torpe sobre Neymar que hará algo incómodo el primer encuentro entre ambos en la práctica del Barcelona dentro de dos semanas.

Teníamos que perder algún día, no somos máquinas. Nuestra consciencia está tranquila, lo dimos todo

- Sergio Ramos

Y Jordi Alba, tan impresionante en el ataque durante todo el torneo, no pudo tener ningún impacto en el resultado, mientras se esforzaba por contener la amenaza de Hulk. El equipo de Vicente del Bosque no tuvo respuesta al juego de alto ritmo de Brasil. El local tuvo un día extra de descanso antes de la final, mientras que la energía de España se fue debilitando por el tiempo suplementario y los penales en semifinales contra Italia. La humedad (94%) también es más conveniente para los lugareños que para los visitantes.

Andrés Iniesta hizo todo lo posible y mostró destellos de su brillantez, pero su creatividad y estilo se ahogaron en un combate físico que lo dejó maltrecho, golpeado y abatido. En ataque, Fernando Torres (el jugador más caro en cancha, 75 millones de dólares) no causó ningún problema para Brasil y debe haberse sentido avergonzado mientras le entregaban su premio por terminar como el máximo goleador del torneo con cinco tantos (cuatro de ellos contra Tahití, un equipo con sólo un jugador profesional).


No daré excusas, fueron mejores que nostros y eso es así. A veces es conveniente perder, así no piensas que eres imbatible

- Vicente del Bosque

Puesto en perspectiva, esta derrota no tiene que ser tan dramática para España. Hace cuatro años, EE.UU. venció 2-0 a la Roja en la pasada Copa Confederaciones, pero los hombres de Del Bosque ganaron la Copa del Mundo un año después y posteriormente revalidaron la Euro 2012.

Junio del próximo año es lo que realmente importa, pero Brasil ha dado mucho que pensar a los campeones antes de esa fecha. Como Gianluca Vialli señaló el domingo, todas las grandes tendencias tácticas se encuentran con un final y en el tiqui-taca se necesitan algunos ajustes serios y alternativas, si España quiere defender el título en el Mundial 2014.

Artículos relacionados