thumbnail Hola,

El croata, llegado desde el Tottenham la pasada temporada, se reafirma como la alternativa al mediocampista titular.

La mitad de la cancha del Real Madrid necesita un hombre que le aporte explosión y a esa energía la tiene un solo jugador: Luka Modric. La baja del volante Xabi Alonso activa el plan de emergencia de José Mourinho y muchas son las voces que apuntan a que el nacido en Croacia debe ser la persona que tome la alternativa en una posición comprometida, desde hace muchos años, en el conjunto merengue.

Desde las diferentes esferas del club y la hinchada se exige a la directiva blanca una alternativa a Xabi Alonso. Es por ello que en los ultimos días han sonado nombres como Pogba o Kondogbia. El hambre voraz de contrataciones quizá no deja ver que en el plantel ya tienen la solución ya que Luka Modric no sólo es un volante ofensivo: tiene calidad, visión de juego y unas características muy particulares.

Tras un titubeante comienzo, Luka no tuvo excesivas oportunidades para demostrar su calidad. Pero el partido de Manchester le valió como impulso, como ilusión y como empuje para afrontar el tramo final de temporada. Sabe que es la apuesta personal de José Mourinho, quien convenció a Florentino Pérez de su contratación. Modric tiene como mentor a Davor Suker, como entrenador a “The Special One” y un extenso historial de muestra de calidad técnica, atesoro de juego y es el marcapasos perfecto para que un equipo tire con la precisión de un reloj suizo. Confiar en el croata es sinónimo de garantía. Nunca antes hubiéramos imaginado que Tolosa y Zadar pudiesen conectar maneras tan bellas de dirigir a un equipo de fútbol.

Artículos relacionados