thumbnail Hola,

Los que sufren del corazón están de enhorabuena ya que nunca los 11 metros dieron a conocer al triunfador. Las estadísticas tampoco ayudan y dan razones a ambos para ser optimistas

El partido de esta noche de Copa del Rey entre el Barcelona y el Real Madrid será nada menos que la ocasión número 223 que recoge a ambos conjuntos de manera oficial. La rivalidad entre ambos es tal que sólo un triunfo da como favorito al conjunto blanco si las estadísticas sirvieran para vaticinar algo.

El Madrid tendrá que visitar el Camp Nou por 107ª vez. El efecto campo y disputarte el honor ante tu público como todos sabemos no es moco de pavo y esto hace que el Real Madrid sólo haya conseguido ganar apenas un tercio de los partidos que pierde. Sumando más derrotas que victorias o empates juntos. Mal asunto para los blancos esta noche. Sin embargo para compensar y no desanimar al público madridista deben saber que desde que el Camp Nou es realmente “nou” el balance en Copa del Rey no puede ser más blanco, sólo han perdido un tercio de los encuentros. Sin embargo sólo un tercio de los resultados obtenidos le valdría para pasar de ronda sin prórroga. Así de caprichosas son las estadísticas, lo que te dan, te lo quitan.

Los que sufren del corazón están de enhorabuena ya que sólo ha habido que llegar a los penales una vez en los Clásicos. Fue en cuartos de la Copa de la Liga de 1985, cuando los goles fuera no decidían en caso de empate. El Real Madrid avanzó a semifinales tras derrotar al eterno rival desde los 11 metros. Y es que tras quedar 1-1 en la ida es bueno saber que el Madrid ha marcado en los últimos ocho clásicos de Copa no se quedándose a cero desde 1990. Así pues el empate empieza a jugar a favor de los de Mourinho.

Pero ya avisábamos que esto de los datos es un toma y daca así hay que saber también que desde que los goles fuera de casa valen doble en caso de empate, el Real Madrid jamás ha pasado tras comenzar con un 1-1 en casa, ni en la Copa del Rey, ni en las diferentes competiciones europeas. Es más siempre se acabó quedando a cero en el partido de vuelta. Para empeorar el panorama blanco y teñirlo de azulgrana, el Barcelona puede presumir de haber solventado favorablemente las dos únicas eliminatorias de Copa del Rey en las que tuvo que defender un 1-1 en el Camp Nou desde que deciden los goles fuera de casa en caso de empate.

Eso sí, el único precedente de eliminatoria a doble vuelta entre Madrid y Barça que se inició con un 1-1 en el Bernabéu se dio en la Copa del Rey de la 1992-93, cuando los goles fuera no eran aún decisivos en caso de empate. Bakero y Zamorano fueron los protagonistas en Madrid y, en la vuelta un penal transformado por Míchel y un gol de Zamorano a pase de Luis Enrique hicieron inútil el postrero tanto de Michael Laudrup para el Barcelona.

Para finalizar un dato que deja claro la importancia de Cristiano Ronaldo en noches como la de hoy. El portugués ha marcado en los últimos cinco Clásicos en el Camp Nou. Si el astro madridista vuelve a mandar el balón a la red se convertirá en el primer jugador en toda la historia de los clásicos que marca en seis partidos consecutivos fuera de su estadio. Hagan sus apuestas con cautela porque las estadísticas dan razones a ambos para ser optimistas esta magnífica noche de fútbol.

Artículos relacionados