Levante elimina al Melilla y pasa octavos de final de la Copa del Rey

Mal partido de los de JIM que a pesar de ello lograron dar la vuelta a la eliminatoria y clasificarse para los octavos de final

Después de la última derrota encajada en liga, el Levante se presentaba este miércoles en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey frente al Melilla. Y el club granota tenía la obligación de recuperar la fortaleza como local, perdida en los dos últimos partidos jugados en el Ciutat de Valencia. El 1-0 favorecía al Melilla y los de JIM tenían la obligación de remontar ese resultado adverso para no caer a las primeras de cambio.

Sin embargo, el equipo local no parecía tener prisa por acometer la remontada y el Melilla apenas pasaba apuros en los minutos iniciales del partido. Sólo necesitaba remontar un gol y sus jugadores entendieron que no había que volverse loco para conseguirlo, pero su puesta en escena descubrió una sorprendente falta de tensión. A pesar de ello, una acción a balón parado ponía al Levante por delante en el marcador a los 25 minutos de partido. Pero la alegría granota por el gol de Karabelas duró poco, pues a los 2 minutos el exlevantinista Chota ponía el empate en el marcador y dejaba la eliminatoria muy cuesta arriba para los de JIM.

El Levante intentó reaccionar para dar la vuelta a la eliminatoria, pero se llegó al descanso con el 1-1 y los granotas tenían la obligación de conseguir dos goles con los que meterse en octavos. El paso por vestuarios no pareció cambiar el rumbo del partido, con un Melilla bien plantado sobre el césped que comenzaba a soñar con eliminar a un rival de Primera División.


Pero los sueños, sueños son y el del Melilla duró hasta la entrada de Roger en el campo, el jugador clave en la remontada del Levante. El delantero del filial levantinista marcó en la primera jugada en la que intervino y puso a su equipo a un gol de la clasificación. A partir de ese momento, el conjunto granota se lanzó a por el partido y puso contra las cuerdas a su rival, que cada vez tenía más problemas para controlar las acometidas locales. En una de ellas se provocó la falta que supuso el tercero del Levante. Al borde del área y con un golpeo magnífico, Míchel mandó el balón a la escuadra de la portería y dio la vuelta a la eliminatoria.

Quedaban 15 minutos para terminar el encuentro y por primera vez en el partido el Melilla estaba obligado a atacar si quería clasificarse. Y tuvo sus oportunidades para lograr la sorpresa, pero al echarse para arriba, el Levante encontró espacios y con ello sentenció el partido. En una contra, Roger ganó en velocidad a la defensa rival y provocó el penalti y la expulsión de Andrés Sánchez. Desde los 11 metros Iborra no perdonó y puso el definitivo 4-1 para meter a su equipo en octavos a la espera de rival, que saldrá de la eliminatoria entre Granada y Zaragoza.