thumbnail Hola,

Estadísticamente hablando, el rendimiento del que fuera asistente de Pep ha sido mejor que el de su antecesor a estas alturas de sus campañas debut. Lo repasamos al detalle

Por Juan Lirman

Dicen que las comparaciones son odiosas. Pero, tratándose del Barcelona, eso no sucede. Porque si se toman en consideración las campañas de Pep Guardiola en su temporada debut (2008/2009), y la que está realizando ahora Tito Vilanova desde que tomó el primer equipo, el balance vendría a ser prácticamente el mismo: un equipo culé ganador.

Hay matices, eso sí, y seguramente los números sorprenderán a más de uno. Porque la estadística viene a confirmar que el comienzo de Tito Vilanova no sólo ha sido muy esperanzador en cuanto a lo futbolístico, sino que ha sido mejor incluso que el de Pep, en términos estadísticos, cuando Guardiola se hizo cargo del primer equipo allá por 2008 tras la salida de Frank Rijkaard.

Cuatro años después se han dividido las aguas respecto a las dificultades que tendría Tito ante este nuevo reto. Por un lado, estaban los que creían que le sería imposible mantener la intensidad del mandato de Pep, y advertían que el de Santpedor ha dejado exhausto al plantel, después de haber ganado absolutamente todo.

Otros, en cambio, señalan que el camino de Vilanova será más sencillo precisamente por esa senda que había trazado Pep, y que vendría a resumirse de la siguiente manera: el equipo juega de memoria, con un estilo irrenunciable para todo el barcelonismo, sea quien sea el que tenga que ejecutarlo, tanto dentro (los jugadores) como fuera del campo (el técnico).

Ahora bien, ¿en qué condiciones había pillado Guardiola al Barça en 2008? La senda que dejó Frank Rijkaard también estaba trazada, y sirvió, entre otras cosas, para ganar dos Ligas y una Champions, y para plantar al equipo culé como una bandera de buen fútbol en todo el mundo. Había un desgaste en el plantel por ciertas licencias que llegó a permitir el técnico holandés (lo graficó muy bien Edmílson cuando habló de las "ovejas negras"), y eso fue precisamenete lo que logró encausar Pep. Recuperó la disciplina, la intensidad, el compromiso por la causa futblística culé. Y sus resultados en el comienzo de aquella gesta, que se inició con algún que otro sobresalto, fueron éstos:

El comienzo del Barcelona de Pep Guardiola
(agosto 2008-octubre 2009)

RIVAL TORNEO RESULTADO  
 Wisla Cracovia Pre Champions 0-1    
Wisla Cracovia Pre Champions 4-0    
Numancia Liga BBVA 0-1    
Racing de Santander Liga BBVA 1-1    
Sporting de Lisboa Champions 3-1    
Sporting de Gijón Liga BBVA 6-1    
 Betis Liga BBVA  3-2    
 Espanyol Liga BBVA 2-1    
 Atlético de Madrid Liga BBVA 6-1    
         
Messi gegen Sevilla

Las dudas que se genararon tras aquel comienzo de campaña con Pep -en especial tras la derrota ante Numancia en el debut liguero-, y el final feliz de aquel cuento de Cenicienta para el barcelonismo, han dado paso a este nuevo capítulo con Tito, que también se inició con algún que otro sobresalto. De hecho, Vilanova ha perdido el primer título oficial que había en disputa (la Supercopa de España, nada menos que frente al Real Madrid), pero luego el equipo se ha recuperado, estableciendo un comienzo arrollador en la Liga. Al mismo, tiempo, se inició la fase de grupos de la Champions tal y como lo había hecho Guardiola en 2008 (ganando en casa, en este caso por 3-2 al Spartak de Moscú).

La campaña de Vilanova, en partidos oficiales, es ésta:

El comienzo del Barcelona de Tito Vilanova
(agosto 2012-octubre 2012)

RIVAL TORNEO RESULTADO  
 Real Sociedad Liga BBVA 5-1    
Real Madrid Supercopa de España 3-2    
Osasuna Liga BBVA 2-1    
Real Madrid Supercopa de España 1-2    
Valencia Liuga BBVA 1-0    
Getafe Liga BBVA 4-1    
 Spartak de Moscú Champions  3-2    
 Granada Liga BBVA 2-0    
 Sevilla Liga BBVA 3-2    
         
Messi gegen Sevilla

Más allá de las sensaciones de uno u otro ciclo en su comienzo, ¿qué indican las estadísticas? Pues que, en Liga, el Barça de Tito ha sumado más puntos que el de Pep tras las primeras seis jornadas (18 puntos contra 13), y que ha recibido también menos goles que aquel equipo de 2008/2009 (cinco contra siete). En lo único que lo supera aquel Barça de Pep es en los goles a favor, pero sólo por uno (18 contra 17).

En total, contando todas las competiciones durante el lapso agosto-octubre, Guardiola había logrado seis victorias, un empate y dos derrotas (logró el 70 por ciento de los puntos disputados), mientras que Vilanova cosechó ocho victorias y una sola derrota, lo que equivale a una efectividad del 88 por ciento en cuanto a los resultados. ¿Cómo seguirá -y fundamentalmente, cómo acabará- esta historia con Tito en el banco?

Artículos relacionados