thumbnail Hola,

El ex centrocampista del Athletic de Bilbao fue el pasado fin de semana a la ciudad deportiva de Lezama a recoger sus cosas, pero lo hizo de madrugada y sin avisar.

Javi Martínez continúa sembrando la polémica tras su marcha del Athletic, y más que por el hecho de irse,  lo que empieza a extrañar son las formas que utiliza el navarro. El último capítulo, y sin duda uno de los más inverosímiles, ocurrió este pasado fin de semana, cuando según diversas fuentes, entró en Lezama de madrugada.

El jugador aprovechó su estancia en España, por el parate de las ligas europeas, para visitar la ciudad deportiva de Lezama y recoger las pertenencias que dejó después de su marcha al Bayern de Múnich. Hasta ese momento, todo parece normal, hasta que se conoce que la visita de Javi Martínez se produjo a las dos de la mañana acompañado por un grupo y soprendiendo a los empleados de seguridad del club. Hay diferentes versiones sobre como se produjo su entrada en el recinto, ya que según algunos medios aseguran que tuvo que saltar un muro, mientras otras informaciones apuntan a que los vigilantes le abrieron la puerta al verlo.

El centrocampista no encontró sus pertenencias en su armario, que se encontraba ya vacío, y que ahora se hallan bajo llave, en una sala a la que el vigilante no tenía acceso, por lo que solo pudo llevarse algún par de botines. El jugador no tuvo tiempo de recoger sus cosas antes de marcharse a Alemania para firmar por el Bayern, y de ahí su visita.

El suceso es solo una muestra más de la controvertida salida de Martínez del club vasco, y por su comportamiento, entrando a escondidas, o sin ni siquiera dirigirse a ninguno de sus compañeros para que le diera sus efectos personales, dan que pensar de que el navarro no quiera saber nada más del Athletic, después de su marcha "relámpago" al Bayern.

 

Artículos relacionados