thumbnail Hola,

Las salidas de Javi Martínez y Llorente, indiscutibles líderes del plantel rojiblanco, podrían terminar con las aspiraciones de un equipo que prometía alcanzar altos objetivos.

El convulso inicio que tuvo el verano de 2012 para el Athletic de Bilbao puede tener consecuencias dramáticas para un equipo que la temporada pasada alcanzó dos finales y cuyos jugadores parecían ser los elegidos para devolver un título a las vitrinas de San Mamés casi 30 años después de la última Copa del Rey.

De confirmarse las salidas de Javi Martínez y Fernando Llorente, líderes indiscutibles de la plantilla rojiblanca, el proyecto de Josu Urrutia y de este Athletic de Marcelo Bielsa podría caerse a pedazos.

El pasado mes de mayo fue sin duda el más excitante en Bilbao desde hace muchos años. Se respiraba ilusión, había esperanza, una afición volcada y unos jugadores entregados a la causa. El juego del equipo, la alegría que transmitían y el haber llegado a dos finales, parecían sentar las bases de un excitante proyecto que ahora se desvanece.

¿Quién podía aventurar, sólo unos meses después, la sensación de vacío e incertidumbre que asola al entorno del Athletic?

Las inminentes salidas de Javi Martínez y Fernando Llorente echan por tierra cualquier aspiración de los rojiblancos a corto-medio plazo. No hay recambios en el mercado para los dos campeones del mundo y de Europa. Nadie puede ofrecer lo que ellos dan al Athletic y el pesimismo invade gran parte de la grada de San Mamés.

De finalistas de Copa del Rey y UEFA Europa League a deambular por la Primera División sin un objetivo ambicioso. Despojar a esta plantilla de sus dos piezas más valiosas será como intentar mover los palillos del 'Mikado' sin afectar a los colindantes. Algo que, inevitablemente, acabará sucediendo.

Buscar retos más ambiciosos es lógico y natural. Aceptar y respetar sus salidas es lo mejor que pueden hacer afición y compañeros. La tarea a partir de ahora para Marcelo Bielsa y sus jóvenes pupilos será crear una nueva base, tan sólida como puedan, para que el Athletic no caiga en la desidia. ¿Terminarán por conseguirlo?

Relacionados