thumbnail Hola,

El entrenador de Estados Unidos celebró un gol de Johnson, que definía el partido, como si fuera propio, después se dio cuenta que había sido anulado y su alegría terminó.

Ya es conocido para los jugadores que antes de celebrar hay que mirar al juez de línea, pero muchas veces el error lo cometen los entrenadores, así que esta vez le tocó al experimentado Jürgen Klinsmann. El entrenador de la Selección de Estados Unidos celebró un gol, de Eddie Johnson, en el clásico frente a México y cuando parecía que el partido quedaba definido, el árbitro lo anuló por fuera del lugar.

La alegría del exdelantero no pudo ser mayor, aunque después de darse cuenta que el tanto había sido anulado, también lo fue su decepción. Klinsmann, que dejó su huella en la Selección alemana por la cantidad de goles anotados, celebró el tanto como si fuera suyo, y tras darse cuenta de lo sucedido volvió a su rol de entrenador, pidiéndole a sus jugadores que volvieran para recuperar la pelota.

Artículos relacionados