thumbnail Hola,

El pequeño Atticus Lane-Dupre de ocho años marcó cuatro goles en un partido de beneficio para él, que padece esa dura enfermedad

JELD-WEN Field, el estadio de los Portland Timbers en Major League Soccer, fue testigo de un evento que trajo a miles de aficionados y la atención de los medios nacionales e internacionales al estadio: la fiesta de un niño enfermo que anhelaba jugar con sus héroes.

Atticus Lane-Dupre, de ocho años de edad, jugó con el "Green Machine," un equipo que se enfrentó a los mismísimos Portland Timbers, y les marcó cuatro goles rumbo a una victoria de 10-9 frente a 3,000 espectadores, incluyendo la familia del pequeño.

El partido tuvo todas las particularidades de un duelo regular de liga, Atticus y su equipo fueron introducidos en el sonido local así con un video que se proyectó en la pantalla del inmueble. El ex Manchester United Mikael Silvestre compitió en el equipo contrario, y contaron con otros elementos del primer equipo los Timbers, quienes pusieron una alineación inicial de cuatro jugadores sobre la cancha.

Al final del partido, los medios entrevistaron a los jugadores, incluyendo a Atticus, quien explicó porque pidió jugar con el equipo como su deseo: "Los niños normalmente escogen ir a Disneyland con su familia o que les den algo y yo escogí algo que no mucha gente puede hacer," comentó.

El DT de Portland, Caleb Porter, también ofreció sus comentarios. "Te pone todo en perspectiva. Estamos tratando de ganar partidos y cumplir objetivos aquí. Pero no hay nada más importante y valioso que poder tocarle el corazón a un niño y cumplir su deseo," dijo el ex entrenador de Akron.

La historia tuvo repercusiones en los medios nacionales de Estados Unidos, y varios noticieros deportivos y de interés general dedicaron espacios al partido.

Artículos relacionados