thumbnail Hola,

Desde Demaría hasta Milito, pasando por Angelillo, Passarella, Redondo y Zanetti. Los jugadores argentinos tienen un rica historia en el "Derby della Madonnina".

En 1908, el Milan Cricket and Football Club decidió cambiar sus estatutos y prohibió la inscripción de socios extranjeros. Entonces, aquellos integrantes del club que no estaban de acuerdo con la medida tomaron la determinación de fundar una nueva institución: el FC Internazionale Milano. El nombre fue elegido de manera natural y buscaba representar la ideología del club. Luego, la historia honró esos orígenes, porque el Inter se hizo grande gracias a los jugadores extranjeros. Y muchos de ellos, claro está, fueron y son argentinos.

Desde aquella separación, Milan e Inter se convirtieron en enemigos íntimos y hoy protagonizan uno de los duelos más importantes de Italia: "El derbi de la Madonnina", que hace referencia a la emblemática escultura de la Virgen María que se encuentra en lo alto de la Catedral de Milán. Este clásico, como casi todos los de Europa, tiene una relación directa con el fútbol argentino, que aportó grandes jugadores durante décadas.

Aunque el primer argentino en disputar este derby fue Cesare Lovati en la década del diez, quien realmente brilló fue Atilio Demaría, una verdadera estrella del Calcio durante los treinta. El mediocampista surgido de Estudiantil Porteño llegó a Italia en 1931, junto a Orsi y Guaita, y enseguida se convirtió en ídolo del Ambrosiana-Inter -el fascismo cambió el nombre del club-. Demaría fue la gran figura de uno de los clásicos más inolvidables de todos los tiempos. El Nerazzurro venció 5-4 a Milan el 6 de noviembre de 1932 con dos goles del argentino, que ese mismo día se ganó el cielo para los tifosi.

En el otro partido de la misma temporada, volvió a convertir y su equipo ganó 3-1. También anotó en la victoria 2-1 de la temporada 1933/1934, en el 2-0 de la 34-35 y en el triunfo 3-1 de la 1939/1940. Con seis goles, el futbolista campeón del mundo en 1934 es aún hoy uno de los máximos goleadores de la historia del Derby.

En 1957 una extraordinaria Selección Argentina ganó el Sudamericano de Lima y entró en la historia como el equipo de los "Carasucias". El talento de aquellos jugadores cruzó el océano y llegó hasta los ojos de Angelo Moratti, quien recién se hacía cargo del club. El padre del actual presidente contrató a Antonio Valentín Angelillo y Humberto Maschio, quien fue figura en el clásico del 21 de octumbre de 1962, en el que anotó el único tanto del Nerazzurro. Angelillo, en tanto, marcó dos tantos -en el empate 1-1 de 1958 y en la caída 3-5 de 1960-. Además, diez años más tarde se convirtió en el primer argentino en vestir ambas camisetas.

También en 1957 llegaron otros dos compatriotas al AC Milan, siguiendo la estela dejada por Eduardo Ricagni, campeón en 1955 y 1957. Se trata de Ernesto Cucchiaroni y Ernesto Grillo, dos de los mejores exponentes del fútbol sudamericano de aquellos días. Ambos tuvieron una destacada campaña en el Rossonero y ganaron un Scudetto. Su día de gloria en el derby fue el 15 de junio de 1958, cuando ambos marcaron en la victoria 3-2 de su equipo sobre Inter por la Coppa Italia. En 1959 se sumó un argentino más al plantel: Santiago Vernazza, quien sólo jugó allí un año.

Entre 1960 y 1968, Inter vivió uno de los momentos más gloriosos de su historia. Quizás el más exitoso de todos los tiempos. Ganó dos Copas de Europa, dos Intercontinentales y tres Scudetti. Además, forjó una identidad, algo que queda en la memoria quizás más que los títulos. Un argentino tuvo mucho -o todo- que ver con eso. Se trata de Helenio Herrera, uno de los entrenador más importantes del fútbol europeo. Bajo su dirección técnica, Inter ganó 6 clásicos, empató 6 y perdió 4.

Hasta fines de la década del ochenta el derbi de Milán no tuvo argentinos. En 1986 llegó Daniel Passarella, quien jugó cuatro clásicos pero no ganó ninguno. En 1988 arribó al Giuseppe Meazza otro ex River Plate: Ramón Díaz. El delantero se fue invicto y ganó un Scudetto, el último de Inter hasta la etapa gloriosa del club en la década pasada.

En la década del noventa se reabrieron las fronteras del fútbol europeo y varios futbolistas argentinos fueron contratados por los dos clubes más importantes de la ciudad. El más emblemático es, sin dudas, Javier Zanetti, quien llegó en 1996 junto a Sebastián Rambert y se convirtió en uno de los íconos de la historia del Nerazzurro. Il Capitano es el último gran ídolo de Inter y el jugador con mayor cantidad de partidos disputados en la institución. Además, jugó la increíble suma de 45 clásicos, lo que lo convierte en el segundo futbolista con más presencias en el derby, después de Paolo Maldini.

Durante esos años también arribaron al Milan varios cracks argentinos. Defensores como Roberto Ayala, José Antonio Chamot y Fabricio Coloccini; mediocampistas como Fernando Redondo y Andrés Guglielminpietro -el segundo argentino en jugar en ambos equipos- y delanteros como Hernán Crespo y Maxi López vistieron la camiseta rossonera en el derbi. De hecho, Crespo marcó el primer gol de un histórico partido que ganó Inter 4-3 en octubre de 2006.

Inter tuvo una cantidad de argentinos mucho mayor, debido a la casi fascinación de Moratti por los jugadores de esa nacionalidad y también al camino que trazó Javier Zanetti -tiene dos goles en clásicos-. Julio Cruz fue uno de los que más brilló en el duelo más importante de Milán, ya que marcó tres goles en tres encuentros consecutivos en 2007 y 2008. Esteban Cambiasso, Walter Samuel, Diego Simeone y Kily González son sólo algunos de los compatriotas del gran "Capitano" que brillaron en la última época, una de las más gloriosas de Inter.

El segundo mejor argentino de la historia de este clásico es Diego Milito. Y no sólo por los fríos números, sino también porque el ex Racing se transforma cada vez que tiene enfrente los colores rojo y negro. Por eso, su equipo lo extrañará mucho este domingo. Milito suma seis goles en el derby, tres de los cuales los convirtió en un mismo partido, el penúltimo enfrentamiento. El 6 de mayo de 2012, Inter venció 4-2 a Milan en el Giuseppe Meazza con un triplete del argentino. Si le faltaba algo para convertirse en ídolo, lo consiguió ese día.

Sin dudas, el "Derby della Madonnina" es uno de los clásicos europeos con mayor presencia argentina. Este domingo una vez más será Inter el equipo que elevará la bandera celeste y blanca. Zanetti y sus amigos van por otra victoria.

Artículos relacionados