thumbnail Hola,
Recordando a Sócrates, embajador del “jogo bonito”

Recordando a Sócrates, embajador del “jogo bonito”

Getty

La Máquina del Tiempo recuerda al brasileño Sócrates con cariño en un partido fino pero inverosímil entre Brasil de 1982 contra el Portugal finalista europeo del 2004.

Sigue a PAVEL IBARRA en

Einstein se pregunta si han existido equipos que han jugado bonito y que hayan trascendido sin haber quedado campeones. Entonces me viene una a la cabeza, el Brasil de Zico que hizo maravillas en 1982, pero que cayó en las garras de los Italianos oportunistas y de Paolo Rossi con un verano de suerte. Todo el planeta creía ciegamente que ese Brasil quedaría campeón del certamen gracias a su fútbol espectáculo, que para muchos rozó la perfección. Simplemente, el equipo que mejor jugó ése mundial de España.

Su entrenador, Telé Santana, estaba empeñado por mostrar el mejor fútbol de todo el torneo. Dentro de su ambición, aparte de enfrentar a todas las selecciones de ese año y salir campeona jugando el mejor fútbol de todos, también quería competir contra otro Brasil que se encargó de subir al puesto de Leyenda a su país: el de Pelé, Tostao, Rivelino, Carlos Alberto y compañía.

Para entender bien lo que fue, debemos tomar en cuenta que estaba compuesta por jugadores con características similares, todos con técnica envidiable, potencia y condición física pero sobre todo una visión de juego única. Se podría decir que en cuanto a virtuosismo se refiere, el Brasil del 82 supera al del 70.

En ésta armada brasileña se encontraban Falcao, Éder, Leandro, Junior, Cerezo, Arthur Antunes Coimbra “Zico” un centrocampista con alma de delantero y crack del equipo. Eran comandados por uno de los mejores enganches de la historia, el filósofo Sócrates, considerado por muchos como el jugador mas cool de toda la historia, ya que aparte de ser el constructor del juego ofensivo se las arregló para estudiar medicina, titularse como doctor, salir de fiesta y después de su carrera estudiar filosofía.

Cerebro y físico, un modelo a seguir por todos los niños brasileños en ese entonces, tenía un especial movimiento donde pateaba el balón con el tacón sin necesidad de ver a donde, tenía una malformación en su talón que le permitía tener una exactitud insultante en el pase de tacón.

El contendiente Portugal está formado por otro equipo que en la Eurocopa del 2004 partía como anfitrión y fue el equipo que mejor jugó toda la copa, pero le sucedió lo mismo que al Brasil del 82, una amurallada defensa griega no dejó a Deco, Luis Figo, Rui Costa, Cristiano Ronaldo y compañía cumplir el sueño de coronarse campeones de Europa por primera vez en su historia. Además, en su propia casa, los portugueses fueron sin duda la mayor atracción del torneo, su idea de prolongar los balones a los extremos y atacar con mayor potencia y agudeza por las bandas les dio resultado con todos menos contra Grecia, que se encargó de no dejarlos traspasar hacia el gol.

Esa idea de atacar por las bandas es gracias a que Portugal en ese entonces gozaba de buenos extremos, estilo que nació con Garrincha (Brasileño), y que en estos tiempos, Portugal ha sido la mas prolífica en este estilo de jugador.

Luis Figo es el primer gran extremo de la historia del fútbol portugués, desde la aparición del ex Real Madrid no han parado de nacer nuevos talentos en la exitosa cantera del Club Sporting de Lisboa, un tal Cristiano Ronaldo.

Ya en estos tiempos Luis Nani también es un gran ejemplo, son jugadores que parten desde el centro del campo pero se empeñan en atacar y hacer diagonal desde la banda, con cierta indiferencia de si son diestros o zurdos, para ellos es lo mismo jugar a perfil cambiado o en su perfil natural.

En un día soleado hemos decidido hacer este partido otra vez en Inglaterra, la razón es el mote que lleva este escenario (el Teatro de los Sueños), las dos selecciones llegaron a sus respectivos torneos con la esperanza, ilusión y sobre todo el sueño de quedar campeones y le hicieron creer a todo el mundo que así sería.

Esta noche les daremos la oportunidad en este imaginario partido de reivindicarse consigo mismos y así saborear la victoria como añoran hacerlo, disfruten el encuentro.

Portugal: Ricardo, Nuno Valente, Carvalho, Andrade, Miguel; Maniche, Costinha, Deco, C. Ronaldo, Figo(capitán) y Pauleta. D.T. Luiz Felipe Scolari.

Brasil: Waldir Perez, Junior, Oscar, Luizinho, Leandro; Sócrates(capitán), Falçao, Cerezo, Serginho, Zico y Eder. D.T. Telé Santana.

Estadio: Old Trafford, Manchester Inglaterra.

Asistencia: 76,953 espectadores.

Árbitro: Juan Carlos Loustau, Argentina.

 

En el saque inicial Brasil tiene el balón, se comienza con un traslado de pelota por todo el centro del campo pasando por Falcao, Toninho Cerezo, Sócrates quien comienza a correr con balón controlado eludiendo rivales por el costado derecho del campo, deja a Maniche atrás y al momento de que llega Costinha a tapar un pase, hace un amague y toca de tacón para Falcao de nuevo.

Falcao de primera mete un centro hasta el extremo derecho donde Éder la baja con almohada, quiebra a Miguel y mete un pase raso a la media luna para que Falcao dispare desde lejos directo a las manos de Ricardo, primer aviso de Brasil al minuto 5.

En el despeje la toma Figo por costado derecho ,hace varios amagues a Junior que se confunde por las bicicletas de Figo, corta en diagonal y mete de tres dedos un centro para Pauleta que remata solo pero desviado, parece que será un partido de ida y vuelta, se nos viene un día especial.

En el minuto 13 Sócrates condujo un balón hasta tres cuartos de cancha pero Carvalho un poco adelantado logra hacerlo retroceder, ve a sus espaldas a Zico haciendo una carrera por la media luna y le filtra con un taconcito para dejar el balón en bandeja.

Zico pica el balón suave como una folha seca y Ricardo no lo alcanza, ¡gol de Brasil! Y empiezan los tambores de samba en Old Trafford, Zico corre y se trepa de Sócrates, el genio de la jugada, 0-1 para Brasil.


En el minuto 19 se viene una cabalgada con bicicletas y regates endemoniados de Ronaldo por el flanco izquierdo, Luizinho no sabe para donde barrerse, Ronaldo finalmente después de dos regates decide correr en diagonal hacia el centro y de derecha mete un centro que Pauleta roza con la frente.

Confunde a Waldir y se pete por el palo izquierdo del portero brasileño, Ronaldo corre a celebrar el gol a la porra brasileña y comienza a bailar samba en son de burla, 1-1.

La jugada mas elaborada se comienza a hilar por parte de los brasileños al minuto 26, con una secuencia de 23 toques que termina con un disparo desde fuera del área de Falcao que se incrusta en la escuadra derecha de Ricardo, 1-2 para Brasil.

Los grandes artífices han sido Zico y en mayor medida Sócrates que tiene una capacidad para proteger el balón muy parecida a lo que hace hoy en día el catalán Xavi; siempre con criterio pasando la bola pero con la zancada y el toque característico de los brasileños, es el encargado de la transición del juego defensivo al ofensivo de su escuadra y ni Costinha ni Maniche pueden contra él, los tiene vueltos locos.

Al minuto 33 Maniche estrella un disparo en el palo derecho de Waldir, Figo al 35 manda un disparo de tres dedos desde el flanco derecho que pasa a centímetros de ser gol y Zico manda una vaselina afuera por muy poco, de haber metido ese gol al minuto 39 hubiera sido el más bonito pero la suerte no le sonrió a Zico en esa jugada, un toque de magia de Sócrates en jugada individual.

El primer tiempo culmina.

En la segunda mitad Brasil sigue con el control del esférico, no deja mucho tiempo tener la bola a Portugal, están mas concentrados los portugueses en las jugadas individuales de su escuadra, Deco muy apagado sale con molestias musculares para darle entrada a Rui Costa al minuto 52.

Rui Costa entra un poco acelerado y le sacan amarilla por una fuerte entrada a Sócrates que le hizo un caño y no le sentó muy bien al diez portugués.

Al minuto 62, Carvalho se barre y se gana la amarilla por pegarle duro a Zico, parecía dentro del área pero Loustau la pita fuera, se prepara Éder para patear, el 11 saca un zurdazo de tres dedos que hace un efecto de tirabuzón y se incrusta en el ángulo derecho de Ricardo ¡golazo de Brasil! Y el 1-3, las gradas retumban y la batucada retumba por todo el teatro de los sueños.

En el minuto 71 Figo ha ganado un tiro libre en el lado derecho afuera del área, se ponen detrás del balón Ronaldo y Rui Costa, Ronaldo toma sus respectivos tres pasos al estilo rugby, comienza la carrera y amaga que va a tirar, Rui tira suave y por el lado izquierdo de la barrera, Waldir cae en la trampa y solo ve pasar el balón por su lado izquierdo, buen gol de Portugal y el marcador está a favor de los sudamericanos 2-3.


Pero al 79 Junior se escapa por la banda izquierda, combina con Éder triangulando, entra en diagonal hacia la media luna y saca un tiro-centro violento que Serginho mete de un cabezazo desde el punto penal que rebota en el suelo y se mete entre las piernas de Ricardo, potencia brasileña y 2-4 favor Brasil.

Sale Serginho ovacionado y entra Dirceu para darle mas profundidad al ataque, por el lado portugués entra Postiga substituyendo a Pauleta en la delantera.

Los portugueses logran controlar el balón por unos minutos, pero no logran concretar, se ven desesperados, Ronaldo vuela con la cabeza un centro de Figo, Rui Costa ve la roja al 85 por otra entrada durísima que casi lesiona a Zico en el tobillo.

La última jugada de importancia al 88 culmina con una jugada colectiva donde tocan el balón haciendo el conocido juego del rondo, la posesión se concentra entre Sócrates, Zico y Falcao, que con ruletas, bicicletas y pases a primer toque logran evadir a media zaga, Zico da el último toque hacia Sócrates que con un derechazo por debajo vence a Ricardo, 31 toques hasta el gol, los brasileños han dado una cátedra de toque, pero sobre todo de arte, el partido culmina con el marcador 2-5 en favor de Brasil.


En la grada junto a los banquillos en Old Trafford Einstein se toma foto tras foto con una cámara digital que yo le regalé, me voltea a ver asombrado con el aparato después de cada flash que se dispara, termina el partido, voltea y solo me dice: “Esto es Arte.”

Artículos relacionados