Real Madrid, obligado a no fallar

El proyecto de Ancelotti encara el partido de Champions con la imperiosa necesidad de lavar su imagen. Casillas regresa a la portería merengue.
La Champions regresa al Santiago Bernabéu. El último partido dejó el sabor agridulce de quien quiso y no pudo ante Borussia Dortmund. Debían remontar el 4-1 que traían de Alemania, pero sólo en los minutos finales lograron acercarse en el marcador. Nunca lo suficiente para alcanzar una final de Champions League que se les escapó de entre los dedos durante tres años consecutivos. La Décima es el sueño irresoluto de este Real Madrid, que comenzó la presente edición con un inapelable 1-6 ante el Galatasaray, y que este miércoles recibe al Copenhague en su propio estadio, la cenicienta del grupo.

Y eso que comenzó esta fase de grupos cosechando un sorprendente empate en casa ante la Juventus. Pero la sensación es que la empresa de los octavos de final le queda muy grande a los hombres de Solbakken. Y quien sabe si también la de la Europa League. El tiempo lo dirá, pero con una sola jornada disputada hasta el momento, parece que el mayor beneficiado de ese 1-1 entre daneses e italianos es el propio Real Madrid, que ve así allanado de cierta manera su camino hacia la primera plaza de este Grupo B.

Y la visita del Copenhague llega en el mejor momento posible para los hombres de Carlo Ancelotti. Por seguir dando pasos firmes hacia adelante en esta Champions League, pero sobre todo, para intentar enmendar de alguna manera la mala imagen que se brindó a su propio público ante el Atlético en Liga. Al Real Madrid se lo vio sin ideas futbolísticas, sin energía, y sin actitud. Una victoria en Europa no servirá para reducir distancias con Barcelona y Atlético en Liga, pero seguro que sí para lavarle la cara a este ambicioso proyecto, para levantar el ánimo de ese vestuario, y quizás también, para seguir progresando en la renovación del estilo futbolístico.

Para ello, Carlo Ancelotti volverá a contar con Iker Casillas en la portería, después que en Estambul sólo pudiera aguantar trece minutos sobre el césped. Y se espera que el técnico transalpino pueda hacer más cambios en un once que todavía no se ha asentado en estos primeros ocho partidos oficiales. Raphael Varane y Dani Carvajal podrían ser la alternativa en una defensa que hace aguas por todas partes. Y a la espera de comprobar qué centro del campo escoge esta vez el técnico merengue, en ataque podría ser de la partida Álvaro Morata en lugar de un Karim Benzema más que discutido. Faltará, eso sí, un Gareth Bale que ha recaído de sus molestias musculares.

Es momento de rectificar las ideas y actitudes nocivas para así reconquistar al Santiago Bernabéu. Si el Copenhague lo impide este miércoles, será momento entonces de enfundarse definitivamente el escudo para soportar el chaparrón de críticas que se espera.