thumbnail Hola,

El delantero sueco tiene una oportunidad única de brillar en la Champions League, un torneo en el que no ha podido demostrar su mejor nivel aún.

A pesar de ser uno de los futbolistas más talentosos de su generación, el delantero de Paris Saint-Germain Zlatan Ibrahimovic todavía tiene una mancha en su exitosa carrera.

El sueco, quien se caracteriza por su alta autoestima, tiene una lista de honores por la que la mayoría de los futbolistas moriría. Ibra ha ganado ocho títulos de liga consecutivos con cuatro clubes diferentes en tres países diferentes, ha acabado como máximo goleador de la Serie A en dos ocasiones y ha sido nombrado como jugador más destacado de la liga en tres ocasiones. Además, ha sido elegido dos veces en el Equipo de la UEFA del año, tras haber sido nominado cinco veces más.

Algunos críticos cuestionan su capacidad para brillar en los partidos grandes. Esto se basa en su récord negativo en la Champions League, donde sólo marcó cuatro goles en rondas de eliminación directa. Sobre todo la prensa inglesa utiliza esto para menospreciar su valor. De todas formas, muchos bocas fueron calladas en Inglaterra en noviembre, cuando Ibra tuvo una actuación consagratoria y marcó un póker en un amistoso contra la Rubia Albión.

Este año buscará emular su actuación de los octavos de final de la última Champions, cuando jugó con Milan uno de los partidos más memorables de los útimos tiempos. El equipo italiano goleó 4-0 y el sueco fue una de las grandes figuras pese a que sólo logró convertir desde el punto penal.

Luego vino la Eurocopa 2012, a la que llegó como una de las estrellas pero no pudo conducir a Suecia a la segunda etapa. La Selección escandinava quedó eliminada tras caer ante Inglaterra y Zlatan sólo anotó un gol, frente a Francia. Pese a esto, fue uno de los mejores jugadores de su equipo.

Después llegó el amistoso consagratorio contra Inglaterra. Los cuatro goles y aquella chilena impresionante y ya histórico callaron a varios de sus críticos, que por un momento sí admiraron su talento.

En el pasado protagonizó grandes decepciones en el torneo más importante de Europa. En los cuartos de final 2005-06 tuvo una actuación muy mala y Juventus se despidió frente a Arsenal. Cuatro años más tarde sufrió la eliminación de Barcelona, ni más ni menos, a manos de Inter. El sueco fue uno de los más criticados tras ese resultado.

Ahora, sin embargo, Ibrahimovic tiene una oportunidad única de silenciar a todos los escépticos que quedan. Es la gran esperanza de Paris Saint-Germain, la punta de lanza de su ataque, el hombre del que dependen todas las opciones francesas. Sí, el es el ícono de este ambicioso proyecto mediático, pero también es el mejor futbolista.

Este es el momento en el que todos esperan lo mejor de Zlatan. Hasta hoy, su actuación en la Champions ha sido buena. Es el máximo asistidor del torneo, con cinco y lleva dos goles marcados. Así, mantiene su promedio de una anotación cada tres partidos en este nivel.

Ahora es cuando necesita dar un paso adelante, no sólo por el bien de su club, sino también por el bien de su reputación como un gran jugador moderno. Él es el hombre clave ante Valencia y también para el resto de la competencia. Si logra la hazaña de llegar a Wembley y tener su final de Champions seguramente será considerado como una de las figuras más destacadas de su generación.

No importa que Ibrahimovic haya sido figura en los partidos más importantes de sus clubes, porque hasta que no logre brillar en el estadio más grande de Europa, la historia no podrá recordarlo como el genio que es.

Este es el tiempo de Ibra para cimentar su grandeza.

Artículos relacionados