thumbnail Hola,

El equipo de Tito perdió por primera vez en lo que va de temporada en la Champions League y el técnico no logró superar a su antecesor Pep Guardiola

Se cumplió lo que Tito Vilanova ya había dicho hace un par de semanas, estadísticamente el equipo se encontraba más cerca de conocer la derrota y la noche de ayer en el Celtic Park, los culés perdieron 1-2 al no poder derribar la fuerte muralla de los escoceses. El héroe de la noche fue el guardameta Forster quien logró repeler los peligrosos disparos de los culés que no se cansaron de atacar despiadadamente. Aquí mencionamos algunas reflexiones del encuentro:



1. FRASER FORSTER, EL HÉROE MÁS QUERIDO EN ESCOCIA

El cancerbero del Celtic volvió a lucirse como lo hizo en el Camp Nou en el partido de ida. Desde los primeros minutos demostró que no dejaría pasar ningún balón dentro de la línea de su portería que tan celosamente cuidó. Los culés hicieron un total de 20 disparos, de los cuales ocho fueron a puerta y dos más a los palos. El portero resistió como pocos pueden presumir hacerlo tras la contínua presión de Messi, Xavi, Villa, Alves e Iniesta. El resultado podría haber terminado con una victoria de los azulgranas, pero la gran calidad de Forster evitó que el Barça sacara los tres puntos del encuentro y sólo se rindió ante Leo en el minuto 90+1 cuando el argentino ya rozando uno de los palos punteó un certero balón que llegó a sus pies.
 



2. UNA DEFENSA INQUEBRANTABLE

El Barça sufrió como lo hizo también en el Camp Nou en la Jornada 3 de la Liga de Campeones. Con dos líneas bien organizadas en su área, los escoceses construyeron una muralla que dificultaba la entrada de los azulgranas que por momentos debían recurrir a una gran cantidad de pases cortos para buscar el desequilibrio y encontrar espacios. La gran envergadura de los rivales, son los más altos en la Liga de Campeones, fue determinante para repeler los balones que los catalanes lanzaban por alto con tal de encontrar la portería. Es claro que al Barça le cuesta trabajo tratar con defensas inamovible, lo sufrió con el Chelsea la temporada pasada y esta vez ante el Celtic no fue la excepción.





3. FALTA DE PUNTERÍA

El Barcelona logró meterse en el tejido defensivo del Celtic pero se vio afectado por la falta de puntería y suerte. Messi y Alexis Sánchez se encargaron de hacer los disparos más peligrosos del encuentro, pero el larguero y las maderas fueron una extensión de Forster. Los culés dispararon a puerta en ocho ocasiones a diferencia de las tres veces que lo hicieron los escoceses, la diferencia fue que los locales fueron mucho más precisos. Dani Alves dio buenos pases al centro desde el extremo derecho pero en más de una ocasión Messi no logró llegar y en otras veces no estuvo nada fina, la presión del estadio y el excesivo trabajo para entrar en el área hizo que los culés se llegaran a precitipar en los disparos, perdiendo muy buenas oportunidades.





4. DAVID VILLA VS. ALEXIS SÁNCHEZ

Alexis sigue sin explotar en el equipo, un cabezazo del chileno terminó en el palo izquierdo y a pesar de sus esfuerzos no llegó a ser decisivo. Tito Vilanova confió la titularidad al dorsal 9, por su gran fuerza física, rapidez y su poder de desequilibrio, en la teoría, la decisión de colocar al 'Niño Maravilla' fue la correcta, pero se contrapone a la gran temporada que está viviendo David Villa y la importancia que está recobrando en el vestuario culé. El 'Guaje' sustituyó a Alexis en los últimos minutos de la segunda parte, tal vez ya era demasiado tarde y al asturiano le costó entrar en el área rival pero no dejó de buscarla. Su entrada en el campo fue tardía, lo mismo que la de Cesc Fàbregas quien sustituyó a Alex Song. Cuando ambos jugadores entraron al terreno de juego, los azulgranas protagonizaron más jugadas y llegadas pero los minutos se terminaban y acabaron por cerrar la oportunidad de los culés de lograr el empate.





5. LOS INVENCIBLES TAMBIÉN PIERDEN

El equipo de Tito Vilanova no conocía la derrota en la Liga BBVA ni en la Champions League, pero esta noche pobró la amargura de la derrota que resultó más dolorosa porque se jugó bien, pero no fue suficiente. Los escoceses sólo tuvieron tres oportunidades que supieron aprovechar para hacer dos goles. Leo Messi anotó el gol del honor, el merecido gol de tantos que debían haber caído la noche de ayer en el Celtic Park, pero no siempre gana el buen fútbol y es claro que en algún momento los azulgranas iban a perder, porque no existe equipo invencible. Crucificar al Barça sería injusto aunque Tito siempre ha dicho que en el momento en que su equipo perdiera algún partido, les lloverían las críticas, pero los culés jugaron bien, no excelente, pero no merecía la derrota. Con 9 puntos, los blaugranas siguen siendo líderes del grupo G, seguidos por el Celtic, pero el pase a octavos aún está por definirse ante el Spartak de Moscú y el Benfica.

Artículos relacionados