thumbnail Hola,

El campeón inglés y el campeón alemán se juegan parte de sus opciones de ser competitivos en el grupo más complicado. Un error, sobre todo local, podría ser fatal y casi decisivo.

Por José David López

Son defensores de sus respectivos títulos ligueros y, como tal, la exigencia en cada partido va en aumento para ellos. Manchester City y Borussia Dortmund llevan un inicio de campaña apto, más que válido para seguir la estela que les vincule a competir nuevamente por sus objetivos pero la armada lucha que existe a su alrededor, les exige excesivamente mejores sensaciones, algo que sobre todo para los ingleses es más que una obligación. Los de Roberto Mancini cayeron en su debut continental y suman tres empates en la Premier que pudieron ser cuatro si este fin de semana no saca adelante su victoria ante el Fulham (1-2) en el último instante. Esas sensaciones grises son las que necesita abandonar de inmediato para poner claridad y potencial sobre la mesa del grupo más exigente de la Champions League.

De igual manera, el Dortmund de Jurgen Klopp suma una línea positiva que se ha visto multiplicada con la última goleada liguera (5-0 al Borussia Monchegaldbach), lo que ha generado mayor esperanza y fe en el proyecto amarillo. Una gran actuación de la estrella de este año, Marco Reus, ha estabilizado las sensaciones frías en su entorno, pero hay una cuenta pendiente de ser cerrada en la Champions, donde el año pasado se fracasó con estrépito y la anterior también se decepcionó (en Europa League por entonces). Un tercer error podría ser fatal para los germanos desde el punto de vista económico, pues no conseguir acceder a octavos podría significar la imposibilidad más evidente de mantener su proyecto y jugadores más salientes durante la próxima campaña. Y por mera cuestión de ego, necesidad y capacidad, el Dortmund quiere demostrar que está preparado ara estas grandes gestas, pues dar la cara en el Etihad no sólo le dejaría con grandes perspectivas para el grupo, sino serviría para responder a las dudas de toda Europa.

MANCHESTER CITY: NO GANAR COMPLICARÍA LA TEMPORADA

Roberto Mancini, que se juega mucho más que tres puntos debido a la alta exigencia europea de este curso, no podrá contar con los lesionados Maicon (tobillo), Jack Rodwell (ingle) y Micah Richards (tobillo), aunque volverá a modificar su línea defensiva y es probable que entre nuevamente el joven serbio Nastasic con Zabaleta otra vez de carrilero diestro, algo que fue acertadísimo en el último partido liguero donde el argentino fue el más destacado. A pesar de anotar el gol de la victoria en Craven Cottage, Edin Dzeko probablemente permanecerá en el banquillo, puesto que Tévez y Agüero parecen ‘intocables’.

Jurgen Klopp, por el contrario, no tiene ausencias notables y tendrá a su equipo de gala plenamente listo para acechar el reto. Hay que recordar que su delantero titular, el polaco Robert Lewandowski, descansó en el último duelo liguero (jugó Schieber) y estará fresco para la ocasión, que será un nuevo test para evaluar la capacidad del dúo Reus-Gotze si el técnico alemán les da entrada a ambos en la línea de llegadores junto al polaco Kuba. Ellos son la baza principal de una noche plena de necesidades y demostración de potencial en suelo inglés.

BORUSSIA DORTMUND: SIN MARGEN DE UN NUEVO ERROR

Artículos relacionados