thumbnail Hola,

El crack portugués le dio la victoria al Real Madrid ante el Manchester City con un gol en el último suspiro. Lo celebró y volvió a sonreir. ¿Adiós tristeza?

Cuenta la leyenda que Cristiano Ronaldo era un alma en pena, que no tenía ganas de sonreir y que estaba muy preocupado por el presente. Unos dicen que su novia y él ya no se daban besitos. Otros, que quiere cobrar más, porque no debe llegar bien a fin de mes. Lo cierto es que el portugués estaba demasiado serio y ni siquiera celebraba los goles. ¡Todavía no enseñó los abdominales!

Lo bueno es que todo pasa. Y Cristiano encontró la sonrisa cuando parecía imposible. Ante el City, en el minuto 89 y con un gol que servía para sellar una remontada épica. El crack lo celebró y volvió a mirar a su familia, que se encontraba en el palco. Seguro que ya hay besitos con Irina e incluso Florentino piensa aquello de firmar una mejora de contrato.

Artículos relacionados