thumbnail Hola,

En un partido inolvidable, el Real Madrid le ganó 3-2 al Manchester City con un gol del portugués sobre el final. El Merengue estuvo en desventaja dos veces, pero pudo revertirlo.

En la previa, el partido entre Real Madrid y Manchester City prometía más que el resto de la primera jornada de la UEFA Champions League. Con Carlos Tevez en cancha por el lado del equipo inglés y Gonzalo Higuaín y Ángel Di María en el Merengue, los últimos campeones de la Premier League y la Liga de España dieron un espectáculo en el Santiago Bernabéu.

El primer tiempo fue un concierto del local, que entró por todos lados ante la defensa del City que, congelada, se dedicó a correr detrás de la pelota y ver como Joe Hart volaba para todos lados y salvaba al equipo de Roberto Mancini. Cristiano Ronaldo estuvo imparable por la banda izquierda y el brasileño Maicon no lo pudo parar. Por la otra banda, Ángel Di María también desbordó constantemente pero no estuvo tan fino en las cercanías del área.

El conjunto inglés sólo respiraba cuando Yaya Touré agarraba la pelota y, en menor medida, David Silva, que no tuvo demasiada participación pero creció en el complemento. El que tuvo que luchar y casi en vano fue Carlos Tevez, que estuvo solo como delantero y no tuvo posibilidades de descarga hasta que Roberto Mancini puso en cancha a Edin Dzeko.

Sorpresivamente, el visitante encontró la ventaja sin merecerlo gracias a una buena definición de Dzeko tras un contraataque magnífico iniciado por Touré. Sin embargo, la respuesta del local fue rápida, aunque ninguno de los delanteros convirtió, sino que lo hizo el lateral brasileño Marcelo, que ya había tenido dos oportunidades pero ambos remates se habían ido cerca.

Parecía que se venía el aluvión del Merengue, pero en un tiro libre venenoso ejecutado por Aleksandar Kolarov, los Citizens volvieron a ponerse en ventaja, aunque en la jugada siguiente, Karim Benzema, con una media vuelta letal, puso el empate para hacer explotar al Bernabéu.

En los últimos minutos podía pasar cualquier cosa porque, a pesar de que el Madrid dominaba, los contraataques furiosos del City eran un arma que podían darle la victoria sobre el final ante un equipo que no sabe lo que es perder como local en el debut de Champions League. Pero en el último minuto apareció Cristiano Ronaldo, que ante la marca de Pablo Zabaleta enganchó hacia el medio y sacó un potente remate con derecha que sorprendió a Hart.

Al parecer, la tristeza del crack portugués quedó atrás y el Madrid sacó adelante un partido que se había puesto muy complicado a pesar de que fue amplio merecedor de la victoria, que fue la número 100 en la historia del club blanco en la Champions League.

Artículos relacionados