thumbnail Hola,

El seleccionado que dirige Alejandro Sabella sacó sin problemas los pasajes para Brasil 2014 y logró el objetivo dos fechas antes del final de las Eliminatorias.

Argentina había sufrido para clasificarse a la Copa del Mundo de Sudáfrica, había recibido un duro cachetazo por parte de Alemania en cuartos de final -con Diego Maradona en el banco- y luego había tropezado en la Copa América como local ante Uruguay, lo que derivó en la salida de Sergio Batista y un período de transición en la previa de las Eliminatorias.

Sin embargo, la asunción de Alejandro Sabella trajo tranquilidad y, con el transcurrir del tiempo, sirvió para que el equipo encontrara un funcionamiento que lo hizo ganar el certamen clasificatorio sin inconvenientes. Como la historia le demandaba, sobre todo teniendo en cuenta la ausencia de Brasil, ya clasificado de antemano por ser el anfitrión del Mundial.

El camino, de todas formas, no fue sencillo. En las primeras jornadas, la Albiceleste derrotó en casa a Chile, perdió frente a Venezuela en Puerto La Cruz y empató en el Monumental con Bolivia, lo que encendió las alarmas. Sin embargo, un triunfo en Colombia con un aporte fundamental de Lionel Messi hizo revivir al equipo argentino que no volvió a caer hasta la jornada final, frente a Uruguay, cuando ya el objetivo estaba cumplido.

La aplastante goleada sobre Ecuador, el indiscutible 3-0 a Uruguay en Mendoza, la victoria en Santiago de Chile y el importante punto en la altura de La Paz fueron algunos de los encuentros clave para un seleccionado que fue creciendo en cuanto a su confianza con el correr de los partidos y no dejó dudas sobre sus merecimientos de estar en la máxima cita del fútbol internacional.

El 5-2 al flojo Paraguay, en el estadio Defensores del Chaco, fue el último obstáculo que tuvo que sortear el conjunto dirigido por Sabella para llegar a la ansiada meta de Brasil 2014. Con dos goles de Lionel Messi de penal, uno de Sergio Agüero, uno de Ángel Di María y el restante de Maximiliano Rodríguez, Argentina despachó al elenco guaraní.

Así, dos fechas antes del cierre de las Eliminatorias Sudamericanas, se ganó el derecho a estar en el Mundial y afrontó con tranquilidad los compromisos contra Perú (3-1) y Uruguay (2-3). En 2014, el sueño será mucho más ambicioso: alzar la Copa del Mundo después de 28 años.

Artículos relacionados