thumbnail Hola,

Cristián Rodríguez confesó que fue "una revancha muy especial" ganarle a Argentina. También, dejaron sus impresiones el capitán Diego Lugano y el técnico Oscar Tabárez.

Con excepción de Luis Suárez, quien a pesar de haberse consagrado goleador de la Eliminatoria Sudamericana rumbo a Brasil 2014 protagonizó el blooper de la jornada al caer en pleno tumulto al ser sacado del Estadio Centenario por la seguridad uruguaya, los rostros de los futbolistas demostraban que el gran objetivo había sido conseguido: ganar, para hacer feliz a la gente.

No obstante, cumplieron otros dos: permanecer séptimos en el Ranking FIFA, con lo que los Celestes se ganan el derecho de ser cabezas de serie en caso de salir victoriosos en el repechaje ante Jordania, y haberle sacado una sonrisa al técnico, gracias a un alumno al que aplicó un duro castigo hace cuatro años.

Cristian Rodríguez: “A Uruguay siempre le cuesta todo”

Convirtió el primero de los tres goles de Uruguay ante Argentina y fue la figura de un partido tras el cual http://u.goal.com/329100/329144_hp.jpgrecordó que "todos saben que la vez pasada me quedé afuera del Mundial. Por eso para mi fue una revancha muy especial”, en referencia a la roja que vio en 2009 luego de darle un golpe de puño a Gabriel Heinze que le generó una dura sanción que luego el Maestro extendió dejándolo fuera del plantel de 23 mundialistas.

Confesó que el equipo entró “con la mentalidad de hacer varios goles” ante un rival fuerte como los albicelestes, clasificados con el número uno de la zona; y de cara al futuro, dice que “no nos veo favoritos, porque a Uruguay siempre le cuesta todo, así que vamos a ir con humildad”.


Diego Lugano: “La defensa estuvo un poco Light

El capitán uruguayo destacó que “la gente se merecía un triunfo clásico por el apoyo que han dado a lo largo de la Eliminatoria”, y aseguró que “hasta acá la remamos juntos y la vamos a seguir remando para ir al Mundial”. 

Si bien Tabárez mencionó a lo largo de la semana que no consideró para nada las amarillas, el defensor analizó que “por momentos jugamos muy bien, en otros la defensa estuvo un poco light porque sabíamos que no podíamos ser muy agresivos porque podíamos quedar afuera del Repechaje”.

 

Óscar Tabárez: “Soy hincha de los perdedores que se transforman en ganadores”

El entrenador de Uruguay destacó en conferencia de prensa que la victoria conseguida este martes ante Argentina “fue una manera digna de terminar la Eliminatoria, porque a pesar de que le faltaban muchísimos de sus titulares, son un buen equipo, tienen estilo y una posesión de pelota muy trabajada”, pero advirtió que “se va a dimensionar si clasificamos o no”, y se autodeclaró hincha de “los perdedores que se transforman en ganadores después de haber perdido”, reconociendo incluso, que él mismo se considera “un perdedor”.

Había un temor generalizado acerca de los futbolistas que podrían quedar fuera del partido de ida por el Repechaje, a causa de las tarjetas amarillas, sin embargo, la Celeste no recibió ninguna. "Hablamos mucho del tema, yo no creo en dejar un jugador afuera”, explicó y dio un claro ejemplo: “Cavani hizo el gol del triunfo y no hubiera jugado por tener amarilla, según la opinión de muchos”.

Tabárez estaba feliz y aunque se mostró parco como siempre, al ser consultado sobre la actuación de Cristian Rodríguez, quien fue la gran figura de la Celeste en este encuentro, a diferencia de lo sucedido en la anterior, donde en este mismo partido recibió una tarjeta roja, no pudo evitar dejar escapar una sonrisa, que sorprendió a todos los presentes: “No lo recordaba”, reconoció, y luego explicó: “Su potencial es parecido al de cuatro años atrás, pero ahora tenemos un jugador maduro. No sé si estaba esperando este partido, pero hoy jugó de manera especial, porque tanto en su club como en la Selección, consolidó el crecimiento”.

Hablando del próximo rival, Jordania, insistió en un concepto ya adelantado días pasados: “Es un equipo fuerte en su casa, el estadio es pequeño y hay un viaje muy largo. Erraríamos mucho si creyéramos que no nos puede crear problemas. Esto no es abrir ningún tipo de paraguas”, y apelando a la historia, advirtió: “El futuro nunca está escrito de antemano… sino dígale a aquellos italianos de 1966 que perdieron con Corea del Norte. Para todos era imposible, pero en el fútbol, imposible no hay nada”.

Artículos relacionados