thumbnail Hola,

Al igual que en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, Japón se convirtió en el primer equipo clasificado al mundial de Brasil 2014.

Japón empató ante Australia y se convirtió en el primer equipo con pasaje confirmado a Brasil. Fruto de una excelente actuación en el grupo B de las eliminatorias asiáticas, con 4 victorias, dos empates y apenas una derrota en siete partidos (15 goles a favor y 5 en contra, mejores marcas de la zona). ¿Estamos hablando de la consolidación del fútbol asiático o la excepción a la regla?

El fútbol en Japón no es novedad, como la mayoría piensa. Sus raíces pueden ser rastreadas a 1873, gracias a la influencia de instructores británicos en la academia naval japonesa. La primer liga local de fútbol se fundó en 1965, tras un breve interés del publico por la participacion del combinado local en los Juegos Olímpicos de Tokyo de 1964. La Japan Soccer League (JSL) era una liga no profesional establecida y patrocinada por grandes corporaciones. El público decayó al poco tiempo, y el béisbol se convirtió en el foco deportivo principal del país. La refundación se da en 1993, con el nacimiento de la J-League. En mayo de ese año se jugó el primer partido profesional de fútbol del país. Mas de 50.000 personas asistieron a la inauguración de una liga plagada de estrellas internacionales, como Zico y Ramón Diaz.
Kazu Miura, de verde, estrella de la J-League en su temporada inaugural.


La incorporación de estos astros dio las fundaciones necesarias para trabajar la base misma del fútbol nacional. Previo a la J-League, la Copa del Mundo parecía un objetivo inalcanzable. Cerca estuvieron los nipones de lograr su primer participación en 1994. En el partido decisivo, contra Irak, Japón ganaba 2 a 1, obteniendo así los 3 puntos necesarios para estar en Estados Unidos. Ese partido sería conocido luego como "La agonía de Doha", tras el empate in extremis de Irak que destruyo el sueño mundialista.

Tras la etapa de luna de miel de los locales con el fútbol, el público decayó. Contrario a esto, más equipos fueron fundados y asociados a la J-League, forzando a dividir la misma en dos divisiones. La contracara de la agonía de Doha fue la Alegría de Johor Baru donde, tras 90 minutos empatados en 2 goles, Japón consiguió su clasificación a Francia 1998 con un gol en tiempo extra. Cinco años después del primer partido profesional de fútbol de liga, Japón clasifica a su primer mundial. Las tres derrotas sufridas a manos de Argentina, Jamaica y Croacia resultan anecdóticas.

En su rol de co-anfitrión del 2002, Japón logró un avance notable al clasificar a los octavos de final, ganando dos partidos (Túnez y Rusia), empatando con Bélgica y perdiendo por la diferencia mínima ante el equipo que acabaría tercero en ese certamen (Turquía). Se podía hablar de sorpresa asiática, quizás opacada por el escandaloso cuarto puesto obtenido por Corea del Sur.

Shiji Kagawa, figura japonesa con experiencia en la Bundesliga y la Premier League.
Japón fue la primera nación en clasificar al Mundial de Alemania 2006, donde quedó eliminado en primera ronda, compartiendo grupo con Brasil, Croacia y Camerun. En el Mundial de 2010, repitió dos de sus logros previos, volviendo a ser el primer país en clasificar y alcanzando sus segundos octavos de final en cuatro participaciones. Fue segundo del grupo E, dejó afuera de los octavos a naciones experimentadas como Dinamarca y Camerún, y perdió por la mínima diferencia ante el líder, Holanda, finalista de la Copa. Fue eliminado en cuartos de final ante Paraguay y por penales, tras un 0-0.

El progreso de la selección japonesa es notable. Consolidado como líder del bloque Asiático/Oceánico, su éxito está estrictamente relacionado al desarrollo y el trabajo conjunto de su liga nacional. La inclusión de astros semi-retirados, modelo copiado a la desaparecida NASL (North American Soccer League), resultó clave para su promoción y para el desarrollo de nuevos talentos locales. Las pruebas del modelo están a la vista y sus iteraciones en el mundo futbolístico aparecen para quien las sepa buscar. No hay que calificar a Japón como "fútbol asiático", mas bien Japón resalta por la ejecución de su plan de trabajo, que está siendo copiado a nivel global. Ejemplo de esto es Rusia que, tras la disolución del bloque soviético, reestructuróo su liga local siguiendo los mismos pasos. La inclusión de estrellas internacionales, promoviendo el desarrollo de juveniles e inyectando dinero en los equipos que, a priori, genera sólo perdidas. Rusia está dispuesta a renovar su fútbol.

El actual conjunto de Alberto Zaccheroni es un ajustado engranaje futbolistico. Desde febrero del 2012 hasta la actualidad, logró grandes resultados y rendimientos. Entre las victorias más destacadas hay que resaltar el 1 a 0 conseguido de visitante ante Francia.

Si bien la irrupción de Japón en Francia 98 abrió el mercado (marketinero) europeo para sus jugadores, el plantel actual esta conformado en partes equitativas por jugadores de la liga local y figuras en el extranjero. Cabe destacar a Eiji Kawashima, arquero del Standard de Liege (Bélgica), Yuto Nagatomo, lateral izquierdo del Inter de Milan, o Keisuke Honda, estratega del CSKA de Moscú y sorpresa de Sudafrica 2010. A pesar de su irregularidad actual en Manchester United, Shinji Kagawa es una prueba definitiva del talento natural asiático convertido por el filtro europeo, en este caso el Borussia Dortmund.

El mundo le perdió el miedo a la rentabilidad de la apuesta japonesa. La nacionalidad ya no es una barrera. Sería un error tomar a Japón como el máximo exponente del crecimiento futbolístico de Asia. Japón sigue su propio rumbo, las naciones en desarrollo buscan no perderle la pisada.

Artículos relacionados