thumbnail Hola,

El holandés es el técnico indicado para devolverle la gloria a los Red Devils en el corto plazo y el padre necesario para forjar el futuro. Para volver a las raíces

La llegada de Louis Van Gaal a Manchester United, no es sólo para “arreglar” el paso en falso que el club dio al contratar a David Moyes, quien en su única temporada con los Red Devils no ganó nada con un equipo que venía de ser campeón y además sumó muchísimos récords negativos para el club. Sino que también es para forjar el futuro y que Old Trafford vuelva a sus raíces, esas que sombró Sir Mat Busby y que Sir Alex Ferguson extendió.

El holandés es conocido por formar equipos a corto, mediano y largo plazo. Es un entrenador que trata a sus jugadores como si fuesen sus hijos. Cuando hay que corregir cosas lo hace con muchísima exigencia, algunos dirían que utiliza "mano dura"; lo mismo a la hora de decirle a un jugador que no lo tendrá en cuenta, lo hace sin problemas y él mismo cara a cara.

Pero a la hora de felicitar por un trabajo bien hecho, Louis es de demostrarlo con gestos sorprendentes para el ambiente futbolístico. En uno de sus primeros entrenamientos a cargo del equipo, se pudo ver como Van Gaal le explicó a Rooney una jugada preparada de pelota parada que el 10 debía ejecutar. En el primer intento Wazza acertó con lo buscado y Louis salió corriendo a abrazarlo, un claro ejemplo de su manera de ser.

La dirigencia de Manchester United confió plenamente en el holandés y decidió otorgarle 150 millones de libras para que compre a los jugadores que crea necesario en este mercado de pases. La idea es recuperarse de una muy mala temporada que dejó a los de Old Trafford sin posibilidades de disputar una copa continental para este año.

Pero Van Gaal piensa más allá y, a demás de sumar a Ryan Giggs (un histórico del club) a su cuerpo técnico, sus primeras contrataciones fueron dos jugadores jóvenes con buen presente: Luke Shaw, para reforzar el lateral izquierdo ante la inminente, luego confirmada, salida de Patrice Evra. El otro fue Ander Herrera, un mediocentro creativo, algo que el United necesitaba de forma urgente, ya que el poderío en su delantera no era del todo aprovechado por no contar con ese jugador que llevase la pelota hasta arriba, lo que provocaba que Rooney debía retroceder demasiado y Robin Van Persie quedaba sumamente aislado en el ataque.

El vasco fue una contratación tan acertada que en el primer amistoso de la pretemporada fue la gran figura del equipo, en la victoria por 7-0 ante Los Ángeles Galaxy. Herrera le dio aire al mediocampo, manejó los hilos del partido y dio al menos 10 pases de gol a los delanteros.

En dicho partido, Van Gaal dejó en claro cuál será el camino elegido tácticamente para el United: Tres centrales en el fondo (Smalling, Jones y Evans), dos laterales con mucho ida y vuelta (Valencia por derecha y Shaw por izquierda), dos volantes centrales con tenencia, de los cuales uno se suma al ataque, que será Herrera. Con Rooney y Mata como enlaces y Robin Van Persie bien metido en el área rival.

Este 3-4-2-1 le permite al holandés, al menos, tres formaciones más durante el partido. Por ejemplo, Shaw puede dedicarse más a defender, Jones pasa al lateral derecho y Valencia se adelantaría para quedar como un 8 clásico, dejando así un 4-3-2-1 o 4-2-3-1 o 4-4-2.

En menos de una semana al frente de los Red Devils, Van Gaal ya logró dejar su marca en el juego del equipo y llegarle a los jugadores. Se nota el trabajo y la mano de un entrenador que apenas finalizó su participación en la Copa del Mundo al mando de su país, agarró la manija del United sin tomarse un solo día de vacaciones… ¿o sí? "Estas son como vacaciones para mí, me encanta la manera en la que puedo trabajar".

Además ante LA Galaxy, Louis aprovechó la oportunidad para observar a varios chicos de la cantera de Old Trafford, como Reace James por ejemplo, quien marcó dos goles. Otros dos jóvenes que probó, buscando variantes para la línea más floja y con menos recambio que tiene su equipo, fueron Michael Keane y Tyler Blackett, dos defensores centrales. Probablemente el holandés incorpore dos zagueros de experiencia para la presente temporada (se habla de Stefan de Vrij, Thomas Vermaelen y Mats Hummels, quien parece casi imposible), pero ya prueba jóvenes para los años venideros.

La idea de la dirigencia de Manchester United de tener a Louis Van Gaal en el banco de suplentes por tres años es volver a recuperar las primeras planas de los diarios en el corto plazo, pero también que forme una generación de jugadores que extiendan la hegemonía que tiene los de Old Trafford en Inglaterra, y eso se notó en el primer partido de pretemporada, donde brillaron los de experiencia y sumaron minutos los más jóvenes.

La idea es volver a las raíces del club y Van Gaal es el hombre indicado para guiar al “número uno de Inglaterra” en ese largo y sinuoso camino: "Para mí es un gran reto, por toda la expectativa que se ha generado. Trabajé en el Barcelona, que en mi opinión es el número uno en España; dirigí al Ajax, el número uno en Holanda; estuve en el Bayern Múnich, el mejor de Alemania; y ahora estoy en el Manchester United, el número uno de Inglaterra, espero cumplir las expectativas"… Van Gaal, ya empezó a trabajar en la cancha y ante los micrófonos.

Artículos relacionados