''El doping es bueno si es regenerativo''

Bernd Schuster, entrenador alemán del Málaga, dio su opinión respecto al dopaje. La prensa deportiva de su país discute sobre el tema a raiz de un revelador informe universitario.

En los medios deportivos de Alemania se habla del doping. No es para menos. A principios de mes, un estudio de la Universidad Humboldt de Berlín publicó un informe que detalla la existencia de un sistema de dopaje llevado a cabo por Alemania Occidental desde, almenos, principios de la década de 70.

Anabolizantes, testosterona, estrógenos, EPO y otras sustancias prohibidas -dice el informe- le fueron suministradas a distintos deportistas de elite durante el apogeo de la Guerra Fría. Las sospechas sobre el fútbol  no se hicieron esperar. Las voces que opinaron al respecto, tampoco.

Bernd Schuster, consultado por el tema del doping, fue claro y sincero: “Siempre y cuando sea para recuperar a los futbolistas de las lesiones, no tengo ningún problema con el uso de estimulantes. Tiene sentido si a un futbolista le sirve para llegar mejor a su condición física más rápido. No debe ser usado para mejorar el rendimiento, sino como acción regenerativa”.

El informe, que centra su estudio en las décadas del 70 y 80, advierte del uso de drogras prohibidas por parte de futbolistas alemanes en la final del Mundial 1954, el famoso Milagro de Berna. Otro de los que le puso el pecho a la situación fue Paul Breitner, autor del primer gol con que Alemania venció a Holanda en la final del 74. “Sería un error si, como futbolistas, dijéramos que sólo hubo doping entre atletas y nadadores. El tema siempre estuvo presente en el fútbol. Quien quiera negarlo, para mí es un hipócrita”, contó en diálogo con el Servus TV.                          

El propio Schuster avaló la teoría de Breitner. “Si bien el dopaje no era un problema durante mi época de futbolista, ya que no existía tal como lo conocemos hoy en día, todos teníamos un médico que nos daba algo. Nunca nos cuestionábamos lo que nos daban, ya que nos hacía correr en el campo, o nos permitía recuperarnos de lesiones más rápido”    .