thumbnail Hola,

Cuando Sandro Rosell asumió en el club catalán en 2003, hubo fuertes recortes en las Inferiores. Por suerte para el Barcelona, lo convencieron de mantener a Lionel.

Sandro Rosell pudo haber tomado hace ya una década una de las decisiones más dramáticas para el futuro de Barcelona. Cuando, de la mano de Joan Laporta, alcanzaron la presidencia del club catalán y se encontraron las arcas en bancarrota, tuvieron que efectuar recortes en varias secciones. Y la cantera fue una de las más afectadas.

Según informa este martes el diario AS, por culpa de estas reducciones presupuestarias se produjeron las salidas de Cesc Fábregas (Arsenal) y Gerard Piqué (Manchester United) a la Premier League, jugadores que años después han regresado a Barcelona, ahora en condiciones de asumir sus salarios.

Otro de los nombres que Rosell manejó como 'prescindibles' fue el de un argentino que por entonces contaba con apenas 16 años y todavía no había debutado en el primer equipo. Aquél era Lionel Messi. Fueron Guillermo Hoyos, entrenador en aquella época de Barcelona 'B' y Pep Colomer, director del fútbol base, quienes convencieron al actual mandatario de no prescindir de Messi.

La solución fue finalmente más enrevesada de lo que parece. Aunque no llegara a trascender en los medios, un empresario amigo de Hoyos contrató al padre de Messi para su empresa a cambio de un porcentaje si el jugador llegaba al primer equipo, según apunta el diario AS. Finalmente ese porcentaje jamás se pago y hoy está en los Tribunales.

Artículos relacionados