thumbnail Hola,

El United de David Moyes consiguió su primera victoria y aún espera por los refuerzos que se puedan sumar.

El Manchester United consiguió de manera contundente su primera victoria de la temporada tras vencer 5 – 1 a un equipo de estrellas de la Liga Australiana. En el partido brillaron de manera especial Danny Welbeck y el juvenil Jesse Lingard pues cada uno consiguió anotar por duplicado, mientras que el quinto gol fue conseguido por Robin Van Persie, encargado de sellar un buen triunfo para los Diablos Rojos.

Luego de un inicio de pretemporada con derrota ante un equipo tailandés y una gran cantidad de incógnitas respecto a lo que podía venir bajo el mando de David Moyes, el United se recuperó en la segunda escala de su gira de pretemporada y con una sólida victoria demostró que más allá de la salida de Sir Alex Ferguson, esta temporada apenas comienza y tiene jugadores con suficiente talento para luchar por retener la Premier League y por conquistar otro título en Champions.

El partido nunca fue parejo entre ambos equipos pues a los 11 minutos del primer tiempo Jesse Lingard, de 20 años, puso en ventaja al equipo del norte de Inglaterra y con el gol el United siguió atacando, por eso aunque el equipo de estrellas australiano casi empata algunos minutos después, la primera parte sería cerrada con un buen gol de Danny Welbeck, quien recibió un pase desde mitad de cancha y definió con claridad, dándole la tranquilidad al equipo para llegar al segundo tiempo arriba del marcador.

La segunda parte cambiaría un poco, pues el Manchester entró sin convicción a la cancha y el equipo australiano marcó el descuento a los 52 minutos por medio de Beshart Berisha, sin embargo, sería el juveni Lingard, quien volvería a poner las acciones en orden tras marcar el tercero dos minutos más tarde.

Con el tercer gol, el equipo de Moyes se apoderó del juego, con Jones y Evra entrando por las bandas y con Cleverley manejando todo el medio campo, por eso la cuarta y quinta anotación no tardarían en llegar. Welbeck cabeceó un tiro de esquina lanzado por Giggs y consiguió el segundo en su cuenta personal, mientras que el cierre lo consiguió el holandés Van Persie, que entró en los últimos minutos y a los 87 selló la victoria.

El desempeño en el juego le da la tranquilidad al escocés David Moyes, que había dejado preocupados a los hinchas tras la derrota en Bangkok, pero ahora puede trabajar con más calma, logrando su objetivo de darle minutos a los jóvenes, vinculando a Giggs como un ayudante suyo dentro de la cancha y dejando su propia impronta en la presentaciones del equipo de Old Trafford.

Pese a esta alegría, el técnico aún espera por los refuerzos que puedan llegar al equipo y fue claro al decir que todavía se pueden sumar jugadores de gran trascendencia, pues el United es un equipo donde cualquiera quisiera estar.

“El PSG y el Mónaco han cambiado la forma en que se los puede ver, ahora son equipos poderosos”, dijo al diario inglés The Times, a lo cual añadió “Sin embargo, si eres un jugador –vez Old Trafford- y realmente tienes ambiciones como futbolista porque quieres llegar a estar entre los mejores, debes estar ahí.”

Moyes también aprovechó el momento para hacer referencia a Cesc Fabregas, quien más allá de la situación del Barcelona, ha sido uno de los apuntados tras el fallido pase de Thiago Alcántara.

“Cuando me pusieron a cargo del Manchester United evalué qué situaciones se podrían mejorar en el equipo y la llegada de un volante fue una de esas decisiones que consideramos positivas para sumar al plantel.”

Y como si eso no fuera poco, también se sumó Van Persie, quien elogió a Fabregas tras su paso por el Arsenal. “Cesc es un gran jugador”, dijo el holandés, asegurando de igual forma que no se había puesto en contacto con su ex compañero.

Artículos relacionados