thumbnail Hola,

Goal te cuenta cómo hacen las estrellas musulmanas del fútbol europeo para tratar de mantener su nivel, sin dejar de practicar el ayuno tradicional del mes Ramadán.

Hoy es el primer día del mes de ayuno, más conocido como Ramadán; durante el mismo, los musulmanes se abstienen de comer, beber y fumar durante el día. Aunque comprensiblemente la reducción en la ingesta de alimentos y bebidas afecta rápidamente a los musulmanes en cierta medida, casi todos se recuperan rápido sin pérdidas significativas de productividad en sus días de trabajo. Después de todo, el Islam desalienta a sus devotos a usar el ayuno como una excusa para reducir su culto y rutinas diarias.

Sin embargo, hay que reconocer que lo mismo no ocurre para los musulmanes que se dedican a actividades más extenuantes físicamente, como los futbolistas profesionales. Mientras que en los países de mayoría musulmana la temporada de fútbol se toma un descanso durante el ayuno y los meses Eid posteriores, los partidos en Europa siguen como de costumbre. Además de esto, una serie de encuentros en las ligas más importantes de Europa se juegan antes de la puesta del sol, es decir, el tiempo del día durante el cual los musulmanes ayunan. Y como la influencia del Islam en los musulmanes está creciendo día a día, en Europa, la práctica del ayuno ha pasado de tener casos que se reportan en la sección de deportes de forma esporádica, a ser una práctica cultural que merece algunos ajustes de la propia fraternidad futbolística.

Mido reveló durante su estancia en Inglaterra, que ayuna en Ramadán, salvo los días de partido
Hasta que se convierta en una posibilidad, los jugadores musulmanes en Europa emplean varias formas de mantenerse en buen nivel de juego, sin dejar de prestar atención a su fe. Hay algunos que simplemente evitan el ayuno los días de partido, como el delantero maliense Mamady Sidibe, que jugaba para Stoke City, de acuerdo con un informe en el sitio web de la BBC. En el Islam, el no ayuno sólo se da en casos especiales, como los enfermos y los que viajan a gran distancia, y aún así se espera que lo reemplace con los días que no ayunan después de finalizar el Ramadán.

Aunque hay un debate entre los musulmanes sobre si jugar al fútbol es algo que es lo suficientemente importante como para ser permitida la exención de ayuno, en 2010 el Consejo Central de los Musulmanes de Alemania tomó la medida preventiva de la concesión de permiso de no ayuno para los futbolistas profesionales, siempre y cuando se reemplacen los días después de finalizado el Ramadán.

La misma estrategia es utilizada también por la estrella egipcia Ahmed Hossam, más popularmente conocido como Mido, quien reveló esto consultado por Amar Singh, de Goal UK. Para Mesut Özil, de Real Madrid, el consumo de agua y alimento es necesario para mantener su condición física en general y no sólo los días de partido. Él simplemente no puede correr el riesgo.

Sin embargo, un gran número de jugadores musulmanes optan por no eximirse a sí mismos. Abou Diaby, del Arsenal, afirmó en un artículo de la BBC que el club prefería que no lo hiciera, pero finalmente dejó la decisión en manos de él. El exTottenham Frederic Kanouté es otro que insiste en no ser tratado de forma diferente durante el mes de ayuno y hacer lo mismo que cuando no está en ayunas. Asimismo, añadió que para los musulmanes, el Ramadán no es simplemente abstenerse de comer y beber, sino también un tiempo durante el cual deben extender su devoción a través de actos de caridad y donación. Él constantemente dona a los orfanatos de su país de origen, Malí, según Mohammed Bhana, de Goal UK.

Sin embargo, no todo es ideal para los futbolistas musulmanes, ya que algunos directivos son reacios a dejar que pongan en peligro su rendimiento durante el ayuno. Amr Zaki, a pesar de insistir en una entrevista con Goal UK que se desempeña con mayor fuerza durante el ayuno, admitió que hubo momentos en los que tuvo que mentirle al director técnico del equipo y decirle que no estaba en ayunas para que no lo manden al banco de suplentes.

Mourinho fue criticado por la comunidad musulmana debido a sus comentarios sobre la baja forma de Muntari


Cuando José Mourinho dirigía el Inter en 2009, provocó la ira de los religiosos musulmanes en Italia cuando afirmó que parte de la baja forma de Sulley Muntari fue causada por él ayuno. Los creyentes le sugirieron "hablar menos"; quizás una de las pocas veces que alguien ha conseguido con éxito que el técnico portugués permanezca en silencio.

Demba Ba, delantero del Chelsea, parece haber llegado a un compromiso justo entre su fe y sus deberes futbolísticos. Él se mantiene veloz mientras juega, pero permite que el director técnica decida sobre su actuación. Si el entrenador cree que Ba no lo está haciendo bien debido a el ayuno, entonces él siente que merece ser enviado al banco de suplentes.

Y para su constancia, ha recibido el apoyo de uno de los más improbables lugares. En 2011, cuando jugaba en el Newcastle United, Alan Pardew, dio a entender que el acto de ayuno estaba afectando a la tarea de Ba dentro de la cancha. Los hinchas del Newcastle respondieron contando los goles que marcó durante Ramadán, con un canto especial para el jugador después de marcar cada tanto.


Mientras tanto, en Malasia, los partidos de fútbol profesional tienen en cuenta el Ramadán y el subsiguiente mes festivo Eid, lo que significa que la temporada por lo general se toma un descanso durante un mes más o menos. Esto también significa que los jugadores no están obligados a esforzarse por jugar en ayunas, o a romper el ayuno para tener un buen desempeño. Sin embargo, ellos necesitan mantener su condición física que se ve afectada por el ayuno y se pierde bastante durante un largo tramo sin partidos oficiales. A tal efecto que la práctica habitual es que los equipos entrenen por la noche, en lugar del habitual turno vespertino. Algunos directores técnicos son conocidos porque hacen que los jugadores musulmanes en su equipo recen sus oraciones en las noches de Ramadán, Tarawikh, justo antes del entrenamiento.

Aunque el ayuno afecta a los jugadores físicamente, algunas teorías indican que también mejora la personalidad y la fuerza mental de los que lo llevan a la práctica. El artículo de Bhana también reveló que un estudio había sido realizado por el Dr. Zerguni, miembro de la FIFA y el Comité de Medicina Deportiva de CAF, con la colaboración del Centro de Evaluación e Investigación Médica de la FIFA, sobre los efectos del ayuno en el rendimiento del jugador. En el estudio, se encontró que el efecto en el rendimiento depende de la mentalidad de los futbolistas y de que tan rápidamente su cuerpo puede adaptarse a jugar en una nueva condición.

De todas formas, los equipos, los directivos y los jugadores se ahorrarán el dolor de cabeza de tener que mantener el nivel durante el Ramadán de este año. Debido a que el calendario islámico tiene diez días menos que su contraparte occidental, Ramadán y las demás celebraciones se llevarán a cabo antes de lo que lo hicieron el año pasado. Esto significa que en 2013 la costumbre religiosa coincide con el receso de las ligas más importantes de Europa y la próxima temporada comenzará después de que las estrellas musulmanas hayan completado su obligación de ayunar.



Relacionados