thumbnail Hola,

El entrenador del Bayern expresó su malestar con el presidente Rosell y la directiva culé: "Utilizar la enfermedad de Tito Vilanova para dañarme es algo que no olvidaré nunca".

Si aún existía alguna duda de cómo había quedado la relación entre Pep Guardiola y la directiva del Barcelona tras la partida del primero, el ahora entrenador del Bayern Munich se encargó de dejar en claro que las cosas no están nada bien con el presidente Sandro Rosell y compañía.

Luego de hablar de fútbol y confirmar en conferencia de prensa que está interesado en el fichaje de Thiago Alcántara, Pep se dedicó a apuntar contra la actitud de los dirigentes del Barça quienes "no cumplieron su palabra" porque el técnico catalán les había hecho un pedido: "Simplemente que me dejaran hacer mi vida".

"Este año ha habido demasiadas cosas en que se han pasado de la raya. Utilizar la enfermedad de Tito Vilanova para hacerme daño es algo que no olvidaré nunca", señaló el DT del Bayern, y agregó: "A Rosell sólo le pedí una cosa, me iba a 6000 km, que me dejaran en paz y tranquilo. No han cumplido su palabra, no lo han conseguido".

"Yo a Tito Vilanova le he visto en Nueva York, y si no le he visto es porque no ha sido posible, pero no por mi parte. ¿Tengo que justificar que yo quiero que le vayan mal las cosas a alguien que he tenido tanto tiempo de compañero? Esto es de muy mal gusto", manifestó un enojado Guardiola.

Consultado por los dichos del vicepresidente del Santos, Odilio Rodrígues (había afirmado que Guardiola intentó convencer al padre de Neymar para que fiche por el Bayern diciéndole que Vilanova no sabría utilizar a Messi y Neymar juntos), Pep fue tajante: "A este señor no lo conozco. Probablemente sus intermediarios están muy equivocados. La información que le han pasado es muy errónea y no me atrevería nunca a sugerir el comentario que dice que yo he hecho".

Y continuó: "Hace tres años hablé por teléfono con Neymar porque el presidente Rosell me pidió que lo llamara para ver si había la posibilidad de convencerlo para venir al Barça. Y lo único que hice fue convencerlo para venir. Ya en el Bayern, quise conocer cuál era su situación porque no sabía si sus preferencias habían cambiado o no. Nos reunimos con él y su padre en Nueva York y a los cinco minutos ya supe que quería ir al Barça. En estas tres veces que hablé con Neymar, le dije veinte veces que lo que debía hacer era fichar por el Barcelona y en esas tres veces el nombre de Tito Vilanova no ha salido nunca, nunca".

Por último, el exitoso director técnico catalán realizó un nuevo 'pedido' a la directiva del Barcelona: "Que me dejen. Que no utilicen mis amistades para hacerme daño. Y si quiero ir a cenar con Johan Cruyff, voy a cenar con Johan Cruyff. No le debo nada a nadie. Que se dediquen a hacerlo lo mejor que saben, nos abrazaremos si nos vemos en la Audi Cup y espero que al Barça le vaya bien, pero hay cosas que no las olvidaré nunca".

Y concluyó: "Que me dejen hacer y disfrutar y que si de todas estas cosas que he dicho hay alguna que no es cierta, que salgan y que me rebatan, pero que salgan ellos, no intermediarios. Que salgan ellos y desmientan lo que acabo de decir. Entonces seguiremos hablando. Hasta entonces que me dejen disfrutar y construir el equipo".

Relacionados