thumbnail Hola,

La Roja y la Azzurra se reencuentran en la semifinal de la Confederaciones, a menos de un año de la goleada en la final de la Euro que significó el quiebre de un invicto histórico.

Luego de la conquista de la Eurocopa 2008 y de -su logro máximo- la Copa del Mundo 2010, a la selección española ya no le quedaban grandes objetivos por delante. O casi. Esta generación inolvidable tenía, y todavía tiene, algunas deudas pendientes. Una -que se podría saldar en días-, levantar la Copa Confederaciones. La otra, ya fue saldada, al terminar con la hegemonía padecida ante Italia.
ASÍ FUE LA FINAL DE LA EURO 2012
ESPAÑA
Dominó claramente en el primer tiempo y fue efectivo: llegó dos veces e hizo dos goles (David Silva y Jordi Alba). Luego, controló la pelota y lo liquidió con los gritos de Torres y Mata.
ITALIA
La axfisiante marca sobre Pirlo y el buen trabajo de los centrales españoles sobre Balotelli limitó a Italia desde el comienzo y nunca encontró los caminos.

La selección de España nunca antes le había podido ganar al combinado italiano en torneos oficiales (Eurocopas y Mundiales), ni tampoco le había marcado al menos un gol en toda la historia de la Eurocopa (0-0 en 2008 y 1980; 0-1 en 1988).

Hace menos de un año, el domingo 1º de julio de 2012, la Roja y la Azzurra se enfrentaron nada menos que en la final de la Euro 2012 disputada en Ucrania y Polonia. Ya se habían encontrado en el debut de ambos en la fase de grupos (el 10 de julio), con un empate 1-1 que permitió que los españoles, gracias a Cesc Fábregas, celebren su primer tanto ante este rival en la historia de la competición. Pero, sin dudas, la racha más importante a quebrar era otra: la imbatibilidad de los tanos.

Ni en amistosos, eliminatorias u otro tipo de compromisos existía ese karma azzurro. Sin embargo, a la hora de las grandes competencias, como la Euro o la Copa del Mundo, España no podía. Habían chocado en seis partidos oficiales por las dos competiciones más importantes, y nunca una alegría española: en Mundiales, 1-0 y 0-0 en 1934 y 2-1 en 1994.

Además de significar el fin de una era y de un invicto que parecía eterno, el 4-0 que le propinaron en Kiev los de Del Bosque a los comandados por Cesare Prandelli le permitió a la selección española achicar el historial de encuentros para así quedar sólo un triunfo por debajo de Italia (9-10) en 31 partidos en total.

20 de los 22 nombres que estuvieron en aquella final de la Euro 2012 pueden repetirse en el duelo de semifinales por la Copa Confederaciones. Por el lado de España, no varió demasiado la lista de convocados (sólo tres modificaciones respecto a la Eurocopa), mientras que Italia modificó un tercio de su plantel (ocho nuevas caras).

No obstante, sean unos u otros los que entren al campo de juego, lo cierto es que la Azzurra no quiere ni debe tener un desempeño similar al que mostró hace casi un año en el humillante 0-4 porque, de lo contrario, podría empezar a gestarse una nueva hegemonía, la de España sobre Italia.

Artículos relacionados