thumbnail Hola,

La estrella inglesa enfrentó dos veces a la Selección por Copas del Mundo. En Francia 1998 se fue expulsado, en Corea-Japón 2002 le dio el triunfo a su equipo con un gol de penal.

Hablar de David Beckham es hablar de un histórico futbolista de la selección inglesa, acaso el emblema moderno del fútbol de este país. En 1996, el joven volante que por entonces brillaba en el Manchester United tuvo su chance en la mayor, a los 21 años. Jugó tres mundiales. En dos, enfentó a la Selección argentina.

El partido vs Argentina por los octavos de final de Francia 1998 no es un buen recuerdo para la estrella inglesa, quien hoy anunció su retiro profesional. El 30 de junio, su equipo y el que dirigía Daniel Passarella se enfrentaron en Saint-Ettiene.

Beckham se fue expulsado a los dos minutos del segundo tiempo. "Haber sido expulsado de ese partido es el peor recuerdo que tengo de mi carrera. No sólo fue la expulsión en sí, sino toda la polémica que llegó después", declararía el futbolista mucho tiempo después.

Una infantil patada al hoy técnico del Atlético de Madrid, Diego Simeone, dejó a Inglaterra con un hombre menos y agrandó a los futbolistas adversarios.

El Cholo se propuso enloquecer al inglés hasta hacerlo reaccionar, y lo consiguió por medio de provocaciones e infracciones de esas que el árbitro no advierte. El partido terminó 2 a 2 y Argentina se impuso en los penales. Al regresar a su país, el volante sufriría el escarnio de sus connacionales.

“Diez heroicos leones y un chico estúpido”, publicó, en uno de sus títulos sobre el partido, el diario The Mirror al siguiente día. No terminó ahí. Al reanudarse la Premier League, las hinchadas contrarias atosigaron al del Manchester United recordándole esa expulsión como si se tratara de una traición a la patria.

En duelo West Ham – Man U, los hinchas locales recibieron al Golden boy con miles de tarjetas rojas y una pacarta que decía: ''Traidor a la patria''.

David Beckham vs Argentina

Tuvo su revancha en el Mundial de Corea y Japón 2002. La Argentina de Marcelo Bielsa había vencido con lo justo a Nigeria y los ingleses llegaban tras igualar con Suecia. Antes de comenzar el partido, Diego Simeone y Beckham, los protagonistas del episodio en el Mundial anterior, se saludaron respetuosamente. Fue el 7 de junio en el Sapporo Dome.

Sobre el final de un primer tiempo cerrado, el famoso árbitro italiano Pierluigi Collina cobró un dudoso penal de Mauricio Pochettino sobre Michael Owen. Beckham vislumbró la oportunidad. Esa que había estado esperando cuatro años. Porque, como dicen la venganza es un plato que se come frío. Enfrentó al arquero Pablo Cavallero y remató fuerte, casi al ras del césped, al medio del arco.

Luego sucedió lo conocido por todos. Argentina no pudo vencer a Suecia y fue eliminada en primera ronda, mientras que los ingleses llegaron a cuartos de final, instancia en la que fueron derrotados por Brasil –quien fuera el campeón- gracias a un golazo de Ronaldinho.