thumbnail Hola,

Wesley Sneijder llegó como un verdadero ídolo a Galatasaray, un club que ya admiró la magia del Maradona de los Cárpatos.

"Es un gran honor para mí estar aquí, con miles de seguidores esperándome". Las primeras palabras de Wesley Sneijder como jugador de Galatasaray de Turquía parece de compromiso, sin gran contenido y sólo hechas para cumplir el trámite de la conferencia de presentación. Sin embargo, encierran una verdad: Galatasaray es uno de los clubes más prestigiosos del fútbol europeo y también uno de los más populares.

El mediocampista holandés llegó a Estambul como lo que es: una gran figura. Lo esperaba una hinchada multitudinaria y fiel como pocas en el viejo continente. Eso es lo que hace de éste un club especial: su gente. Turquía es un país donde el fútbol se vive a la manera sudamericana: con una pasión conmovedora. Y Galatasaray es el símbolo de esta nación, por lo que si Sneijder juega como todos esperan se convertirá en un ídolo nacional.

Sneijder no es la primera gran estrella europea en llegar a Galatasaray. Las comparaciones no se hicieron esperar y en cuanto el ex Inter estampó su firma resonó en todos lados el nombre de Gica Hagi, uno de los mejores futbolistas de las últimas décadas. El Maradona de los Cárpatos llegó a Turquía en 1996, con 31 años. Wesley hizo lo propio a los 28 años de edad. Ambos arribaron tras brillar en los clubes más importantes de Europa.

Gica venía de ser figura en el Mundial 94 y de pasos interesantes por Real Madrid y Barcelona. Por su parte, el holandés fue el hombre clave del Inter campeón de la Champions League 2010 y uno de los mejores futbolistas de la Selección que alcanzó la final de la última Copa del Mundo. Es decir que ambos llegaron a Estambul en un gran momento de sus carreras. Uno se convirtió en ídolo, el otro va camino a serlo.

También es posible hacer un paralelismo en el estilo de juego de ambos. Aunque los tiempos cambiaron y hoy un jugador como Hagi puede ser considerado "lento" por algunos, los dos se destacaron como creadores de fútbol. Gica era el dueño del equipo, cada pelota pasaba por sus pies y luego su inteligencia superior casi siempre la llevaba al sitio correcto. Tenía una gran pegada y casi no erraba pases. Sneijder es un mediocampista de ese estilo pero contemporáneo. Juega y hace jugar.

Cuando le consultaron acerca de esta comparación, el hombre nacido en Utrecht afirmó: "Tengo que agradecer la comparación. Es una leyenda aquí y yo quiero ser también una leyenda". El talento está y el Galata -así lo llaman los hinchas- necesita volver a confiar en un líder futbolístico.

Hagi no fue el único gran futbolista que vistió los coleres rojo y amarillo. Nada de eso, durante los 107 años de historia el club que nació de una escuela secundaria contó con muchos talentos. Uno de ellos es el legendario Tanju Colak, quien también pasó por Fenerbahce. Colak jugó 107 partidos en cuatro años y marcó 116 goles en Galatasaray. Sí, tiene un promedio de más de un gol por encuentro. Además, ganó el Botín de oro 1987/1988.

Otras leyendas del club son dos de los mejores jugadores turcos de la historia. Hakan Sukur tuvo tres ciclos en el equipo, en los que convirtió 292 tantos. Y Metin Oktay, quien permaneció trece temporadas en el conjunto más ganador de Turquía. Todos los años la hinchada de Galatasaray le rinde homenaje a este ídolo que falleció de forma trágica en un accidente automovilístico.

Galatasaray ostenta el récord de títulos de Liga junto con Fenerbahce, ya que ambos tienen 18. Además, los Leones suman 14 Copas de Turquía, 12 Supercopas, una Copa de la UEFA y una SUpercopa, los dos únicos títulos internacionales ganados por un representante turco. Fue justamente Gica Hagi la gran figura de esa gesta consumada en 2000 y ante Arsenal de Inglaterra. Luego, llegó la increíble victoria sobre Real Madrid en la Supercopa.

Wesley Sneijder tendrá la misión de al menos repetir aquellos años de gloria. El camino que trazó Hagi está ahí, se puede ver. El crack holandés sólo tiene que seguirlo. Talento no le falta.

Artículos relacionados