thumbnail Hola,

En el Etihad Stadium, City y United protagonizarán una nueva edición del revitalizado derby de Manchester entre dos equipos que, además, se juegan la punta de la Premier.

Cuando los petrodólares del Abu Dhabi United Group for Development and Investment encabezado por el multimillonario jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan desembarcaron en Manchester, el objetivo estaba planteado: quebrar la hegemonía del United y adueñarse de Inglaterra. Con matices, su propósito se materializó en la temporada pasada. Manchester City derrocó al elenco de Sir Alex Ferguson, festejó en los dos derbys y se adjudicó la Premier League en un agónico epílogo, cuarenta y cuatro años después.

Es la pesadilla de Denis Law. Ídolo del Manchester United, fue quien enterró las escasas ilusiones de los Diablos Rojos en un derby de la década de los setenta cuando, con un tacazo y la combinación de otros resultados, condenó a su antiguo equipo a la segunda división inglesa. Después de ese histórico partido se despidió para siempre del fútbol. Hasta el año pasado, Law encarnaba la máxima alegría Citizen en el clásico de la ciudad.

Manchester United tiene una identidad definida que se fue construyendo a partir del desembarco en Inglaterra de Ferguson mientras que Manchester City está en pleno proceso de edificación de su personalidad a fuerza de chequera. Si bien ha sumado éxitos y alegrías, la racana filosofía de Roberto Mancini también ha fracasado a nivel continental, con dos eliminaciones consecutivas en la fase de grupos de Champions League. Las críticas sobre el técnico italiano se han acrecentado en el último tiempo y su continuidad está en duda porque la tercera fase del plan árabe ha recibido un nuevo cachetazo.

Citizens y Red Devils protagonizarán un duelo decisivo por la Premier League. Los de Ferguson lideran la tabla con 36 puntos, tres por encima del elenco de Mancini, único escolta. El derby será la oportunidad del United de tomarse revancha: en el pasado año futbolístico, Manchester City humilló por 6-1 al United en Old Trafford y apenas ganó 1-0 en el Etihad Stadium. Los triunfos, a la postre, fueron decisivos para el desenlace de un campeonato que consagró a los Ciudadanos. Una sonrisa que actualizó aquella cara incrédula de Law.

Artículos relacionados