thumbnail Hola,

La reacción contra Materazzi, que le costó la expulsión en la final del Mundial 2006, se convirtió en una escultura de bronce que se exhibe en un museo en París.

Los turistas y ciudadanos que pasen por el museo de arte moderno Centro Pompidou se toparán con una escultura singular; allí están inmortalizados el francés Zinedine Zidane y el italiano Marco Materazzi.

El momento recreado es del cabezazo que el capitán galo le propinó al defensor de la azzura en el pecho, en la final de la Copa del Mundo de Alemania 2006 (finalmente ganada por los italianos por penales, tras el 1-1). El árbitro Horacio Elizondo expulsó a Zidane por la agresión en lo que fue su último partido del fútbol profesional.

Ahora, seis años después, el arte rememora en cinco metros de altura la jugada más triste del ídolo francés.