thumbnail Hola,

Arranca el último objetivo de Raúl, una Qatar Stars League donde su Al Sadd es uno de los favoritos. 30 millones en compras como Nilmar, Alex o Msakni. Todo lujo pensando en 2022.

 José David López
 Previa | Qatar Stars League
Síguele en

La única preocupación de un gobernante debe ser la de mantener y extender el poder, pues su finalidad aboga por el beneficio de su Estado. El bienestar del mismo depende del aprendizaje del líder en un papel, buscando el bien global a través de todas las medidas, acuerdos y ajustes que sean necesarios para superar a sus rivales. Esas doctrinas, postulaban además que los mandatos éticos y religiosos de sus culturas, eran inútiles para explicar o asegurar el éxito, finalidad absoluta de su exagerada táctica política. Pese a contar con siglos de vida, el término moderno empezó a tener fuerza en las últimas décadas y hoy, ya conocido como realpolitik, ensalza el verdadero potencial y culmina la cima de su poder mundial en Qatar.

Un ex protectorado británico cuyo mejor recuerdo pasado era ofrecer buena pesca de perlas y contar con prometedoras reservas de hidrocarburos. Desde su independencia en 1971, todas las previsiones acerca de su energía financiera y capacidad administrativa cumplieron con carácter maximizado. Apenas tiene 1,5 millones de habitantes, es el país número 156 en tamaño, posee la renta per cápita más alta del mundo (103.275 dólares) pero guardó su invisibilidad durante años. Su pragmatismo y posición geográfica le abrieron al mundo, facilitando acuerdos, empresas y tratados incluso entre enemigos. Tiene campos militares en USA pero también en Iraq, Irán y Afganistán, envió tropas de a Libia colaborando con la OTAN, construyó enormes instalaciones en Londres 2012 e incluso en España potenció 2.000 millones de euros para Iberdrola. Así, ni el fútbol escapa a los tentáculos de Qatar. Esos que hoy vuelve a mostrar a un planeta que domina lejos del césped y al que quiere empezar a enamorar dentro de él con vistas al Mundial 2022.

RAÚL ES ABANDERADO DE LA LIGA Y DEL MUNDIAL 2022

Y es que ésta sábado arranca su Qatar Stars League que, desde luego, intenta ganarse el respeto a nivel continental dentro de un fútbol asiático al que siguen mirando de reojo desde un escalón inferior. El gran animador del año, casi podría decirse que de la última década, es Raúl González, un mito e icono futbolístico en todo el planeta que amplía la imagen internacional de su campeonato. La gran responsabilidad del español no es solo deportiva, pues más allá de intentar que su Al Sadd (uno de los grandes favoritos y ex campeón del continente) siga una línea victoriosa progresiva, refleja un claro intento de potenciar la práctica del fútbol en el país y ampliar las miras de un mundo que empieza a saber de ellos por sus avances tecnológicos y estrambóticos fichajes.

El primero, habla de un estadio en forma de concha donde habrá que acudir en taxi acuático pero también tendrán uno en forma de bote velero, un complejo deportivo con hoteles de lujo y vistas al mar desde las gradas o espectaculares asientos que podrán ser intercambiables conforme al equipo que juegue para ser posteriormente donados a países subdesarrollados con fines deportivos. El segundo, puro marketing, ha logrado el desembarco de algunos jugadores de cierto con un gasto global de casi 30 millones de euros, una minucia para muchos de ellos, pero suficiente para llevar hasta el Golfo Pérsico a Nilmar (fichaje más caro del curso con 10 millones-Al Rayyan), Alex (6 millones-Al Gharafa), Msakni (6 millones-Lekhwiya) y, de paso, mantener a Tardelli-Dindane (Al Gharafa), Tabata-Afonso Alves (Al Rayyan), Keita-Belhadj-Niang (Al Sadd) o Koné-Dagano-Bougherra (Lekhwiya).

INVERSIÓN: 30 MILLONES CON NILMAR-ALEX-MSAKNI

El responsable de todas estas operaciones es el dueño absoluto del país, el jeque Hamed bin Khalifa al Thani (su familia posee el control desde hace más de 190 años, tiene 200 esposas, jefe del canal árabe Al Jazzera y 18º hombre más rico del planeta). Tanto le gusta el fútbol, que desde hace nueve años, impulsó una medida para promocionar su práctica y fama a base de 10 millones de euros por curso para potenciar las plantillas y hacer crecer el nivel del torneo nacional. Sus vinculaciones al deporte son enormes en cualquier escenario pues preside la Federación de Fútbol de Qatar (FFQ) y su hijo encabeza el Comité Olímpico, suficientes recursos como para prometer a su gran estrella liguera, Raúl, un puesto como entrenador en el club que ahora defiende una vez que pretenda terminar su carrera en el césped y, además, contratarle como imagen del Mundial 2022, su gran exposición al mundo.

Este sábado, con Raúl como fuerza mediática, arranca el capítulo más importante de esta pelea escaparatista, lograr un impulso más con el inicio de la Qatar Stars League (empieza en octubre y termina en mayo tras 18 jornadas) y un curso donde disputarán además la Amir Cup, Sheikh Qassim Cup y Crown Prince Cup. Y todo, para promocionar, expandir e impulsar un fútbol que justamente dentro de una década, pretende abrumar al mundo con una fase final mundialista hermanada con el lujo. El fútbol quiere empezar a existir en Qatar y Raúl ya ha empezado a empujar...

EMPIEZAN A VISLUMBRARSE LUJOS DE ESTADIOS QATAR 2022


Artículos relacionados