Un campeón que no se discute

¡Arsenal ganó la Copa Argentina y jugará la Copa Libertadores! El equipo de Alfaro le ganó 3-0 a San Lorenzo, con claridad y sin polémicas.
Arsenal es el nuevo campeón de la Copa Argentina. Y lo tiene merecido. Porque fue un equipo tranquilo, que sabe exactamente a qué juega, con una disciplina táctica impecable, más allá de los gustos o el poco lucimiento desde el juego. Y porque a San Lorenzo le faltó tranquilidad, nunca pudo quebrar la última línea de los de Sarandí, potenciando por una expulsión inexplicable de quien hasta el final del primer tiempo había sido su mejor hombre: Ignacio Piatti.

Desde el principio, la situación era clara. Arsenal le cedió la pelota a San Lorenzo, que fue protagonista en el primer tiempo, pero que no pudo plasmarlo en el resultado porque se encontró con una férrea defensa de Arsenal. El conjunto de Gustavo Alfaro, acostumbrado a esperar y buscar lastimar de contra, hizo su juego y le salió bien.

A los 37 minutos de la etapa inicial, Nicolás Aguirre, el mejor jugador de la cancha, aprovechó una mala salida de Torrico y cabeceó desde afuera del área para abrir el marcador. Y fue clave. Porque minutos después, la desesperación de San Lorenzo se reflejó en la expulsión de Ignacio Piatti, quien le metió una durísima plancha a Aguirre y dejó irresponsablemente a su equipo con diez jugadores.

Y en el complemento, más allá del hombre de más, Arsenal repitió la fórmula, se aprovechó de la desesperacón de su rival y lo remató con goles de Echeverría y Zelaya. Después, San Lorenzo quedó perdido en la cancha, intentó por todos lados, pero no tuvo claridad ni desde los pies y mucho menos desde la cabeza.

Así, el Ciclón no pudo conseguir lo que era el gran objetivo del semestre y se queda sin su acceso directo a la Copa Libertadores, lugar que ocupará Arsenal, el gran ganador de la Copa Argentina. Un triunfo merecido, para un equipo con identidad propia, que esta vez no necesitó de ninguna ayuda arbitral para quedarse con el partido. Un campeón que no se discute.