thumbnail Hola,

A continuación Goal.com te muestra el camino recorrido por Boca y Racing rumbo a la final de la primera edición de la Copa Argentina.

El clima cambió diametralmente desde aquel 2 de febrero en el que Boca arrancó esta aventura en tierra salteña. De aquella cálida noche en el estadio Padre Martearena a esta otra, helada, en el Bicentenario, magnífico escenario sanjuanino. Pero todas, las cinco estaciones de este peregrinaje xeneize por la Copa Argentina tuvieron el común denominador de la victoria; sufrida, sí, “a lo Boca”.

Pasaron casi seis meses hasta que llegara el momento del debut xeneize en la competencia. Allí, en Salta, comenzamos este recorrido por las cinco estaciones que llevaron al conjunto de Julio César Falcioni hasta la histórica final con Racing.

Cuando comenzó la participación de Racing en la Copa Argentina, faltaba poco menos de un mes para que se cumpliera una década de aquel título logrado el 27 de diciembre de 2001. Aquella fue la última consagración del equipo de Avellaneda, que hoy está nuevamente en una final e intentará sostener esa peculiar característica que tiene: ser el primer campeón. Así como fue el primer club argentino en ganar la Copa Intercontinental en 1967, también se quedó con la primera edición de la Supercopa Sudamericana en 1988.

Aunque su rendimiento fue de mayor a menor en esta copa y de todos los jugadores que anotaron goles, sólo Luis Fariña continúa en el plantel, las nuevas incorporaciones ilusionan a los fanáticos de La Academia, que sueñan con volver a gritar ¡Dale campeón!

No fue fácil el camino hacia la final, que casualmente se inició en el Estadio del Bicentenario, donde se disputará la final ante Boca.

Salta, 2 de febrero: Boca - Santamarina. Las apuestas sólo tenían gracia si se pretendía acertar por cuánto golearía Boca al equipo tandilense, pero nada se dio como pensaban. Faltando segundos para que expire el primer tiempo, Martín Michel clavó el 1-0 de cabeza. Luego, un centro de Riquelme encontró la cabeza de Roncaglia para el pálido 1-1 que obligaba a los penales. Ahí Boca sacó chapa de grande y se metió en los 16vos de final con un 4-3 que no dio para mayores festejos.

San Juan, 30 de noviembre: Racing - El Porvenir. El entrenador de Racing era Diego Simeone y el controversial pero goleador del equipo, Teófilo Gutiérrez, marcó los tantos que le dieron la victoria a su equipo sobre El Porvenir, que no opuso demasiada resistencia.

San Juan, 29 de febrero: Boca - Central Córdoba. Ya metido en la Copa Libertadores, Falcioni decidió afrontar este compromiso con una base de juveniles. Le costó vencer, aunque el triunfo fue justo y merecido. Nicolás Blandi y Sergio Araujo sentenciaron el 2-0.

Salta, 21 de marzo: Racing - Patronato. La salida de Diego Simeone y la posterior llegada de Alfio Basile, más la continuidad de Gio Moreno y Teo Gutiérrez en el plantel generó mucha ilusión en hinchas. Para aquel encuentro, Claudio Úbeda dirigió al equipo porque Basile decidió quedarse en Capital con los titulares. Con dos goles del juvenil Luis Fariña y uno de Lucas Licht desde casi mitad de cancha, Racing ganó sin problemas ante Patronato, pese a que el conjunto de Paraná había empatado en el primer tiempo.

Chaco, 18 de abril: Racing - Sarmiento. Se produjo el debut de Luis Zubeldía en Racing tras la estrepitosa caída en clásico ante Independiente que provocó la renuncia de Basile y una pelea en el vestuario cuyo resultado final fue la decisión de separar del plantel a Teófilo Gutiérrez. Sin embargo, el equipo logró revertir la situación y se impuso por 2-0 con goles de Lucas Castro y Giovanni Moreno.

Catamarca, 25 de abril: Boca – Olimpo. Aquella fue la noche de los penales interminables. ¡Se tuvieron que patear 26! Fue una tanda muy extensa en la que se convirtieron 21, con la particularidad de que Pochi Chávez y Rolle desperdiciaron sus remates dos veces, hasta que Mouche, el que había abierto el marcador, cerró la velada con un 11-10 delirante. Boca a cuartos de final.

Catamarca, 9 de mayo: Racing - Atlético de Tucumán. La instancia de cuartos de final fue la que más le costó superar a Racing, no sólo por el resultado sino debido a que el nivel fue bajísimo y estuvo muy cerca de perder el partido. Sin embargo, en una jugada desafortunada en la que el defensor Deivis Barone quiso rechazar terminó dándole la victoria al equipo de Zubeldía sobre la hora.

San Juan, 30 de mayo: Boca - Rosario Central. Tres meses después, Boca volvía al pago sanjuanino para enfrentar a otro equipo de Rosario. Cuando los Canallas se pusieron arriba con gol de Javier Toledo, la cancha se puso cuesta arriba. Pero un penal que Sebastián Sosa le tapó al mismo Toledo revitalizó al Xeneize, que alcanzó el empate por medio de Nico Blandi para forzar una historia repetida: los penales. Como casi siempre, Boca se impuso a pesar del penal errado de Mouche y se metió entre los primeros cuatro.

Catamarca, 3 de junio: Deportivo Merlo. Los muchachos de Deportivo Merlo, un equipo que no conoció nunca la Primera División, no podían arruinar la llegada de Boca a la final. Sin embargo, fue un partido bravo, en el que un tiro libre impecable de Juan Román Riquelme (cuándo no) abrió la cuenta a los 12 del segundo tiempo.
El Xeneize dominó, aunque sin rematar el partido y dejó con vida a un Merlo vitaminizado por el orgullo. En el último minuto llegó la estocada traicionera, un golazo de Alejandro Friedrich para sellar la igualdad y desviar el camino otra vez hacia los penales. Ironía del destino, el mismo Friedrich fue el único que falló en la definición ante el uruguayo Sosa y la historia puso a Boca en la final de la primera Copa Argentina.

Salta, 3 de junio: Racing - River. En semifinales, Racing derrotó por penales al River de Matías Almeyda, que cuidaba jugadores para encarar el último tramo de la B Nacional y presentó un equipo con juveniles que estuvieron muy cerca de eliminar al conjunto de Zubeldía. Daniel Villalva tuvo el pase a la final en sus pies, pero falló en el quinto penal y le dio una vida más a Racing. En la tanda de muerte súbita, Fariña convirtió y Saja atajó la ejecución del juvenil Vila para poner a La Academia de nuevo en una final después de 24 años.

 

 

Artículos relacionados