thumbnail Hola,

Calello, titular del Fortín, fue claro: "Lucas no jugará en otro club de Argentina que no sea Vélez". Sin embargo, Gallardo deseó: "Esperemos que se dé". Conflicto en puerta.

Es sabido hace ya algunos años que Vélez prefiere no vender a sus jugadores al ámbito local para "no reforzar a los rivales". Mucho menos a los equipos grandes como Boca y River. Y menos que menos si el jugador a vender es una de las figuras del equipo. Es por eso que, en el último tiempo, casi no se dieron transacciones entre la entidad de Liniers y equipos argentinos. En los casos de Juan Manuel Martínez y Santiago Silva, por ejemplo, ambos llegaron a Boca después de ser vendidos por Vélez al exterior, aunque el Xeneize los pretendía desde antes.

Ahora, River abre un nuevo frente de batalla al pretender llevarse a Lucas Pratto. El jugador de 26 años es la figura del equipo de José Flores. Sin embargo, los directivos de Vélez, con Miguel Calello a la cabeza, habían aclarado a principio de temporada que el club necesitaba vender para acomodar sus finanzas. Aunque el Fortín ya realizó las transferencias de Héctor Canteros (2 millones de dólares), Agustín Allione (2,7 millones) y el 50% de Jonathan Copete en este semestre, además del alejamiento de Mauro Zárate -se fue a West Ham- y, según los propios dirigentes, las cuentas ya estarían en orden.

Claro que para cualquier institución de Argentina, las ofertas millonarias son difíciles de negar. Tal es el caso de la propuesta que River realizó por Pratto. El viernes envió una oferta formal de 4.500.000 de dólares por el punta. Dicho ofrecimiento fue desestimado por la Comisión Directiva de Liniers que, además de asegurar que quiere quedarse con Lucas al menos una temporada más, afirmó que el jugador vale el precio que tiene su cláusula de rescisión: 82 millones de pesos (alrededor de 10 millones de dólares).

"La primera oferta fue respondida en forma negativa. Si recibimos una nueva oferta importante, la vamos a escuchar, pero el resultado no podemos resolverlo. Primero necesitamos la propuesta, después analizarla. Las posiciones en la mesa directiva no son unánimes", contó Julio Baldomar, vicepresidente de Vélez. En teoría, la dirigencia de River arrimaría una mejor propuesta a la institución fortinera en estos días.

EL COSTO POLÍTICO

El caso de Pratto, que explotó futbolísticamente en Liniers (obtuvo tres títulos), es muy importante en Vélez, no sólo por lo que significa el jugador dentro de la cancha y para los hinchas, si no por lo que podrá significar su salida para el presidente del club, ya que en noviembre de este año habrá elecciones y una transferencia del atacante a River podría generar muchos votos en contra. Diferente sería si el jugador fuera vendido a un club del exterior como el Palmeiras, que demostró interés a principio del mercado de pases. "Ante una oferta igual, obviamente eligiremos la del fútbol del exterior", aclaró Baldomar.

Por su parte, el presidente Miguel Calello fue contundente: "Pratto no jugará en otro club de Argentina que no sea Vélez". Sin embargo, el jugador habría presionado para emigrar del club, ya que una venta tan grande significaría un salto importantísimo en lo económico para él. Y hay que tener en cuenta que el Fortín mantiene una deuda con el punta (primas y algunos premios), lo que le da cierto margen al ex-Boca para apurar la situación. "Me parece de muy mal gusto el manejo que está teniendo el representante de Pratto (Gustavo Goñi) y se lo dije. Me cansé de todo lo que hacen para que el jugador sea vendido. Nosotros queremos que siga", expresó en Vélez Radio un enojado Calello, a quien además no le gusta nada la insistencia de River por el jugador, cuando públicamente aclaró que no quiere cederlo al ámbito local.


GALLARDO PRESIONA

Mientras, desde Núñez, siguen las declaraciones esperando a Lucas. El que habló esta vez fue Marcelo Gallardo, técnico del Millonario, tras el triunfo ante Ferro por penales en la Copa Argentina: "Estoy esperando que las cosas se puedan ir resolviendo y lo de Pratto es una de ellas. Esperemos que se dé".

Mientras tanto, Pratto continúa entrenándose con total normalidad en la Villa Olímpica de Ituzaingó junto a sus compañeros, bajo la atenta mirada del Turu Flores y de algunos dirigentes que esta mañana se dieron una vuelta por el predio. Como Daniel Ramundo, protesorero del club, que además de reafirmar que el goleador vale 10 millones de dólares, también le pegó a la dirigencia de River. "Se comportaron muy mal", declaró el directivo.

La bronca en Liniers con la gente de River es porque entienden que, a pesar de la negativa desde su parte, la CD del Millonario continúa trabajando para convencer al futbolista nacido en La Plata y surgido futbolísticamente de Boca. A esta situación complicada entre las dirigencias se suma la parte futbolística. Así como River necesita imperiosamente un delantero de jerarquía y gol, Vélez lo perdería y no tiene recambio en esa posición. Si se va Pratto, el equipo del Turu no tiene un reemplazante para semejante jugador. Cuenta con Roberto Nanni, Ramiro Cáseres, Jorge Correa y Federico Vázquez en el ataque por lo que, o bien debería buscar un refuerzo, o afrontar la competencia con poco recambio.


Relacionados