thumbnail Hola,

¿Dinho a Boca? Robert Pires, Lampard, Guardiola, Rivaldo... Varios jugadores de primer nivel estuvieron en carpeta de los grandes de Argentina. Goal hace un repaso.

Como en cada mercado de pases, la danza de nombres comienza a sonar alrededor de cada equipo del fútbol argentino. Generalmente los jugadores que se mencionan son argentinos que juegan acá, o alguno que vuelve del exterior. También aparecen apellidos del fútbol sudamericano: uruguayos, chilenos, colombianos, peruanos, etc. De todo un poco, pero en ese ámbito se mueven los clubes en busca de refuerzos. Ojo, no siempre...

Cada tanto, aparece un nombre de esos que mueven los cimientos, que ilusionan a los hinchas, que rebotan en todo el mundo. Esos nombres casi nunca terminan llegando, pero dan que hablar. Y cómo. Hoy, el que agitó el avispero fue Ronaldinho y su chance de llegar a Boca, pero en los años que pasaron varios fueron los jugadores de primer nivel que sonaron para sumarse principalmente a los equipos grandes. Algunos, imposibles. Otros, casi. Algunos bizarros, otros que dan risa... En Goal hacemos un repaso por esos apellidos.

River:

El Millonario va primero en este ranking. En el anterior mercado de pases estuvo en boca de todos por la posibilidad de que David Beckham desembarcara en Núñez, pero el inglés no fue el único jugador de renombre que se mecionó para reforzar a River. El mismo Ronaldinho sonó más de una vez, incluso tibiamente en el anterior mercado de pases, de la mano de Antonio Caselli, candidato a presidente que perdió las elecciones con Rodolfo D'Onofrio.

En el verano de 2009, los hinchas de River se desayunaron con la posibilidad de que Edgar Davids se sumara al plantel millonario. El holandés había quedado libre de Ajax y hasta se habló de una reunión entre el jugador y José María Aguilar, presidente en aquel momento. Davids, por supuesto, nunca se puso la banda.

¿Guardiola a River? Sí, la posibilidad estuvo, cuando Pep aún era jugador. El por entonces volante venía de jugar dos años en el Al Ahli de Qatar y quería terminar su carrera en el Millonario. Incluso su representante José María Orobitg reconoció el interés. Finalmente no se dio y Pep terminó su carrera en México, en Dorados de Sinaloa.

Quizás el más curioso y más bizarro de todos los nombres que sonaron para reforzar al Millonario fue el de George Best. El norirlandés, figura del Manchester United, hasta fue tapa de la revista El Gráfico en 1975, como posible incorporación de un River que quería cortar una racha de 18 años sin títulos. Objetivo que cumpliría, aunque sin Best en el equipo.

Otros nombres que sonaron en River: Totti, Frank Lampard, Alessandro Del Piero, Guti, Fernando Morientes y Toninho Cerezo.

Boca:

En el club de La Ribera también hubo grandes apellidos dando vueltas y con posibilidades, mayores o menores, de sumarse. Además de Ronaldinho, claro. Quizás el nombre más importante, si bien es cierto que fue antes de que se destapase como una figura mundial, fue el del brasileño Ronaldo. La historia dice que Boca estuvo a punto de comprarle el pase a Cruzeiro, pero no lo hizo porque César Luis Menotti no lo aceptó, aunque algunos mencionan a Diego Maradona como quien bochó el pase. Sea como fuere, O Fenómeno se quedó en Cruzeiro en ese 1994 que, encima, cosas del destino, lo enfrentó a Boca en la Copa Libertadores, y hasta le anotó un gol en el 2-1 en Belo Horizonte.

Otro crack de renombre mundial que pudo vestir la Azul y Oro fue Roberto Baggio. En 2005, el presidente del club, Mauricio Macri, hizo algún intento por traerlo pero la cosa quedó en la nada. También estuvo cerca el francés Robert Pires, más adelante en el tiempo, cuando Juan Román Riquelme volvió a Boca, en 2008. Pires había sido compañero de Román en Villarreal y hasta el mismo francés habló sobre la posibilidad.

Otros nombres que sonaron en Boca: Hakan Yakin, Landon Donovan y Gennaro Gattuso.

Racing:

En la Academia hay un nombre fresco para agregar a esta curiosa lista: Adrian Mutu. El rumano sonó como posible refuerzo para la Academia hace unos meses cuando Mostaza Merlo estaba en el banco, pero el mismo entrenador lo bajó.

Muchos recordarán también el affaire Lothar Matthaus. Está bien, el alemán venía para ser entrenador, pero nadie puede negar que el nombre resultaba curioso por donde se lo mire, principalmente por su pasado como futbolista, en el que hasta fue campeón del mundo. Finalmente, Matthaus no se hizo cargo del banco de Racing allá por 2009, aparentemente porque su esposa no quiso venirse al país...

Si de campeones del mundo hablamos, Matthaus no fue el único que tuvo 'chances' de sumarse a La Academia. Rivaldo, que ganó el Mundial 2002 con Brasil, sonó en Racing en 2004, aunque el pase no prosperó y el crack brasileño terminó en el Olympiakos griego.

San Lorenzo:

El Ciclón también tiene una historia vinculada a grandes nombres que pudieron calzarse la azulgrana. En 2009, Roberto Carlos, uno de los mejores laterales izquierdos de la historia, sonó para sumarse al Cuervo. El brasileño incluso llegó a decir que había hablado con Marcelo Tinelli, en aquel momento colaborador del presidente Rafael Savino. RC, claro, nunca llegó a jugar en San Lorenzo.

Más atrás en el tiempo, más precisamente en 1963, 'El Gráfico' tiraba una bomba que, si bien fue rápidamente desarticulada, hizo algo de ruido. Uwe Seeler, tremendo artillero del Hamburgo y de la Selección alemana, podría desembarcar en San Lorenzo. Por supuesto, esto no sucedió y Seeler terminó su carrera en Hamburgo, el único club en el cual jugó.

No tan bizarro pero sí importante, quizás el más importante, fue el nombre que sonó por Boedo en 1993. Tanto sonó, que hasta el mismo protagonista contó que "por algunas horas, fui jugador de San Lorenzo". Se trata de Diego Armando Maradona, quien estuvo a nada de firmar con el Ciclón, pero que al final se echó para atrás porque Fernando Miele, presidente del Santo en aquel momento, no le quiso cumplir con algunas cláusulas en el contrato que Diego había exigido...

Independiente:

El Rojo es el equipo grande que menos nombres rimbombantes aportó a los mercados de pases argentinos. Quizás el más reconocido, y que antes incluso había sonado en Newell's, fue el de Carlos Valderrama. El Pibe estuvo cerca de firmar con el Diablo en 1996, tan cerca que hasta posó con la camiseta y dejó algunas palabras que ilusionaron a los hinchas: "Sé lo que representa Independiente en el fútbol. Y si, además, Menotti está dirigiendo, creo que no hay que pensarlo demasiado. Es una chance linda, seductora". Para tristeza de los simpatizantes del Rojo, la chance nunca se concretó...

Estos fueron algunos de los nombres más importantes, curiosos y bizarros que sonaron para reforzar a los equipos grandes en los mercados de pases del fútbol argentino. Ojo, no son todos. Algunos no pasaron el filtro, otros quizás los pasamos por alto. ¿Te acordás de algún otro?

Artículos relacionados