thumbnail Hola,

Transcurrieron siete días del gol de Götze y ya corrió mucha agua debajo del puente: Sabella podría seguir, ya hay fútbol local y Riquelme revolucionó todo.

El domingo 13 de julio quedó y quedará en la memoria de todos los argentinos, por el pasaje de la ilusión a la frustración, al ver como Alemania levantaba la Copa del Mundo gracias al gol de Mario Götze en el minuto 113. Será una herida que tardará muchísimo tiempo para que cicatrice, pero como todo en la vida, show must go on.

Estaba todo armado para un lunes festivo, incluso con asueto laboral. Finalmente eso no ocurrió, pero miles de personas se agolparon en Ezeiza para recibir a los "héroes igual". A pocos kilómetros, en el predio de la AFA, Cristina Fernández agasajó al plantel entre bromas y emoción. Sin embargo, lo que no pudo realizarse fue el homenaje en el centro porteño, por un conflicto con la seguridad después de varios incidentes el domingo.

Fue el día post derrota y la discusión que será eterna sobre la falta que no fue sancionada sobre Higuaín, las situaciones erradas por el Pipita o Palacio, el nivel de Messi en el partido decisivo y la entrega del Balón de Oro. Y fue uno más en el boom Mascherano, con una calle que lleva su nombre.

El martes fue el día del festejo alemán y la polémica sobre la acusación de gauchos para los argentinos, aunque rápidamente se neutralizó. Los futbolistas de la Selección comenzaron sus vacaciones y todos fueron recibidos efusivamente en sus pueblos. Mientras tanto, James Rodríguez se perfiló como posible refuerzo de Real Madrid, mientras empezaban a bifurcarse los caminos de Juan Román Riquelme y Boca.

El miércoles fue el regreso de la actividad futbolística formal en un caso y semiformal en otros dos. Lanús cayó 1 a 0 como local en la Recopa Sudamericana ante Atlético Mineiro, donde Ronaldinho volvió a lucirse; Boca perdió ante Boca Unidos en un amistoso y River también fue derrotado aunque por penales, en Colombia por Millonarios.

Ese mismo día, Independiente tomaba con sorpresa la renuncia de Omar De Felippe luego del ascenso, con Gabriel Milito como máximo candidato a hacerse cargo del equipo. Sin embargo, ya el jueves hacía lo propio Jorge Almirón en Godoy Cruz. Y cuando el Mariscal no aceptara la oferta, se liberaría el camino.

Durante esa jornada, San Lorenzo no demostraba problemas para superar 2-0 a Almirante Brown, en el inicio de los 16avos de final de la Copa Argentina; la felicidad para Bauza, que se prepara para el duelo de la Copa Libertadores, fue el regreso al gol de Martín Cauteruccio. Sin embargo, todo quedaría relegado ante la bomba del año: Juan Román Riquelme puso fin a la negociación con Boca y se anunció su arribo a Argentinos, club donde se formó.

Ya en viernes, con Riquelme listo para ser del Bicho y con Almirón en Independiente, fue a nivel mercado de pases un día importante en Europa, con la llegada de Juan Manuel Iturbe a Roma. Mientras tanto, seguían las réplicas de la final del Mundial, con el adiós de Lahm a la Selección alemana y la canción dedicada a Javier Mascherano. River, que parecía en calma, empezaba a despedirse de Teo Gutiérrez por su deseo de jugar en Europa.

Y en lo que refiere a la Selección argentina, aquella salida casi segura de Alejandro Sabella después del Mundial se transformó en una incógnita y el pedido de algunos días más para tomar la decisión de seguir, al menos hasta la Copa América del año próximo.

Llegó el sábado y el triunfo de Estudiantes sobre Douglas Haig en la Copa Argentina, al tiempo que Marcelo Bielsa debutó con triunfo en el amistoso entre Olympique de Marsella y Bayer Leverkusen. En cuanto a las selecciones, en Brasil comenzaba a tomar fuerza el regreso de Dunga para reemplazar a Felipao Scolari.

Y el domingo, el día que se cumplía la semana de la final, el protagonista principal fue Juan Román Riquelme, presentado formalmente como refuerzo de Argentinos Juniors en el Microestadio del club, al mismo tiempo que su exequipo vencía 1 a 0 a Nacional en Montevideo con gol de Calleri, justo el que llevaba la 10 en su espalda.

Así se fue la semana post Copa del Mundo, con el dolor de no ser el país campeón pero con hechos que de a poco hacen girar la pelota en la preparación para un nuevo semestre.

Artículos relacionados