thumbnail Hola,

El riojano abrió la puerta, atrás de él se fue Ledesma y, a ellos dos, los podrían acompañar varios más. Pero no son todas malas: algunos sueñan con renovar sus oportunidades.

La salida de Ramón Díaz pasó de ser una lejana posibilidad a una tangible realidad y, de a poco, comienzan a aparecer las primeras secuelas. Tras el alejamiento del riojano de River, varios seguirán atrás de él y otros tantos verán sus oportunidades renacer con un nuevo entrenador. El primero en volver a abrir la puerta de salida fue Cristian Ledesma, pero no será el último.

El Lobo llegó a Núñez allá por 2011 y con Matías Almeyda no le fue nada bien. Tan sólo 5 partidos disputados en ese año y medio (entre B Nacional y Primera División) lo alejaban del club, pero entonces llegó Ramón y todo cambió. El Pelado lo transformó en el eje del equipo, le dio la confianza necesaria y el Lobo pasó de relegado a pieza fundamental. Sin su guardián, no renovará su contrato.

Jonathan Fabbro es otro de los que podría vivir sus últimas horas con la banda roja. A él lo pidió expresamente el Pelado, quien no pudo dar vuelta la situación. Nunca rindió, los hinchas no lo quieren (pese a su tatuaje) y su préstamo termina, al igual que Juan Carlos Menseguez, quien tendría el mismo destino. Osmar Ferreyra, si bien tiene vínculo por un año más, también estaría más afuera que adentro. Gracias por todo y hasta luego.

Teo Gutiérrez y Carlos Carbonero son dos casos particulares. A ambos los trajo Díaz y, sin dudas, fueron de las mejores incorporaciones que llegaron bajo su ala. El delantero tiene contrato hasta 2016, pero podría irse en este mercado de pases por su buen rendimiento. El volante, en cambio, finaliza su préstamo, su ficha es alta para River y su próxima parada estaría en Europa. A Leandro Chichizola también le vence su vínculo y repitió en varias ocasiones que "quiere jugar", por lo que buscaría nuevos horizontes.

Claro que no todas son malas noticias. Con un nuevo entrenador, más de un futbolista podría renovar sus votos en el club. El caso número uno es el de Leonardo Ponzio, borrado por el ahora ex-DT, que sin Ledesma se perfila para ser el reemplazante indicado en la mitad de la cancha. Además, tienen que volver David Trezeguet (difícil que se quede), Rodrigo Mora (variante en ataque ante la posible salida de Teo), Jonathan Bottinelli y Leandro González Pirez (otro descartado por el extécnico).

A todo este candombe hay que sumarle la situación económica del club. "Tenemos la necesidad de vender por más de 100 millones de pesos, pero nuestra idea no es desmantelar, sino ver de qué manera podemos hacerlo. Quizá a través de un fideicomiso privado para juntar fondos. Tenemos que hacer esto porque nos dejaron un desastre. Es la única manera de que River siga siendo River", explicó D'Onofrio en Fox Sports.

Con River en la Sudamericana, la Libertadores y la intención de volver a pelear el campeonato, el presidente deberá pensar qué hacer para mantener un plantel competitivo con el nuevo entrenador que llegue. ¡Que lío dejaste, Ramón!

Encuesta del día

Renunció Ramón Díaz: ¿Quién es el culpable de su salida?

Relacionados