thumbnail Hola,

Tras un gran debut en Barcelona, Bojan Krkic ha pasado a ser un jugador desapercibido. El español, que sorprendió en su primera temporada, no ha sido lo que se esperaba.

No hace mucho tiempo, Bojan Krkic era considerado otro gran talento de la Masía que podía alcanzar la proporción que logró Lionel Messi. El delantero catalán, que debutó en la temporada 2007/08, marcando 12 goles en 48 partidos, sorprendió a todos, incluyendo a Frank Rijkaard, quien se convertiría en uno de sus más grandes admiradores.

Estoy sorprendido con Bojan porque hace todo bien en la cancha. Cada decisión que toma es la correcta. Uno mira su edad y después entiende su importancia en el equipo. Es un placer verlo jugar”, dijo en su momento el entrenador holandés, luego de que el español ayudara a los catalanes a vencer a Schalke 04 en los cuartos de final de la Champions League.

Pero tras la partida de Rijkaard todo cambió para Bojan. El delantero nunca convenció a Pep Guardiola y tuvo que continuar su carrera en Roma, a donde partió en 2011 esperando lograr volver a su nivel.

Pero esto no fue así, y en el equipo de la capital italiana tampoco consiguió su objetivo. Jugó sólo cuatro partidos de Serie A y Roma terminó en séptimo lugar, entonces Milan apareció como opción fuerte para seguir con su camino, aunque allí las cosas no mejoraron. Sin lugar en el equipo, al delantero no le quedó otra opción que volver al equipo blaugrana, donde tampoco tenía espacio.

Y allí, aunque su rendimiento no fue el mejor, mantuvo el interés de algunos clubes por contratarlo. Fue así como apareció Ajax, el equipo holandés que tras la partida de Miralem Sulejmani, Ryan Babel y Derk Boerrigter, apuntó a la versatilidad de Krkic como una solución.

Por su parte, el equipo holandés parecía como el destino perfecto para el delantero, quien teniendo en cuenta la filosofía del club que dirige Frank De Boer, consideró que ese era su lugar en el mundo, lo cual tampoco sucedió. Con sólo dos goles anotados, los cuales han sido los últimos endos goleadas 4-0, el jugador no ha mostrado su ponderado talento, teniendo en cuenta, además, que se trata de una liga “débil”.

De tal forma, lo que se suponía que sería una evolución terminó siendo un poco más de lo mismo. Bojan no ha mostrado ese nivel que se le conoció cuando arrancó su carrera y algunos recordados en Holanda, como Wim van Hanegem han arremetido contra él: “Phillip Cocu debe estar feliz de que Bojan esté en Ajax y no en PSV. Es un jugador sin visión, que se queja todo el tiempo y parece no disfrutar lo que hace. Hay jugadores mucho mejores que él en la Eridivisie”.

El panorama no parece muy favorable para el jugador. Con un préstamo que termina a final de temporada y sin equipos en carrera para quedárselo, no parece tener más opciones que emigrar a ligas como la turca o la griega, donde probablemente tenga más regularidad,  pero estas situaciones, además de preocuparlo, no dejan de hacer recordar el momento en que Bojan hizo su debut y sonó como un grande.

Artículos relacionados