thumbnail Hola,

En marzo del año pasado, nadie en Dortmund pensaba que su máxima estrella se iría al clásico rival. Pero finalmente el volante se marchó con Guardiola y generó discordia.

Cuando el diario Bild anunció en abril que Mario Götze se iría a Bayern Munich, los fanáticos de Borussia Dortmund quedaron desconcertados ante la decisión del volante. En la mayoría de las transferencias, las tres partes dan a conocer algunos puntos del acuerdo, pero este no fue el caso cuando Götze pasó al otro lado del clásico alemán.

Las semillas de su controversial pase habían sido esparcidas en marzo de 2012, a pesar de que había renovado su contrato con el Dortmund hasta 2016. "Todos saben lo cómodo que me siento aquí", dijo en su momento. "El club está lejos de terminar con su resurgimiento y yo quiero ser parte de ello", aseguró. Las palabras parecían un poco menos convincentes cuando se conoció que la cláusula de recisión era de 51 millones de dólares. En medio de la alegría por el doble título de Borussia Dortmund y problemas de lesiones de Götze, la historia quedó bajo la alfombra, pero en Munich ya habían tomado nota del caso.

Ya en diciembre de ese año y con Bayern firme rumbo al título en la Bundesliga, Volker Struth, representante de Götze, aseguraba: "No pensamos en una transferencia en 2013", lo que dejaba claro que el jugador no quería irse de Borussia Dortmund. Mientras tanto, en Munich trabajaban en la llegada de Pep Guardiola, que se confirmó en enero de 2013 pero sería al final de esa temporada. El extécnico de Barcelona tenía una lista de sólo un nombre: Neymar. Sin embargo, la dirigencia del club Bávaro no lo aceptó por haber tenido malas experiencias con los jóvenes brasileños, basándose en el caso de Breno, un joven que tuvo serios problemas de conducta en Alemania y terminó en la cárcel. Por ese motivo se inclinaron por Götze.


"Agradézcanme después" | Götze no quiso festejar después de hacerle un gol al Dortmund

Llegando al final de la temporada, el rumor del pase de Götze al Munich comenzó a cobrar fuerza y pocos días después del 3-2 del equipo de Klopp al Málaga por Champions, el volante le informó al club que había aceptado las condiciones del Bayern. "Michael Zorc (director deportivo) caminaba por el campo de entrenamiento como si alguien hubiese muerto", contó Jurgen Klopp. El punto clave es que al pagar la cláusula de recisión, con la aceptación del jugador, nada podía hacer la dirigencia de Borussia Dortmund para retener a su estrella.

MUCHO TIEMPO PARA EL FÚTBOL
Las fechas del pase de Götze
Abr 11
El representante lo informa al club
Abr 20
Se conoce la acusación a Hoeness
Abr 22
Bild anuncia la transferencia
Abr 23
El club la confirma
Abr 24
Borussia gana en Madrid
Días más tarde, la publicación de Bild sobre el pase de Götze explotó y recorrió el mundo y desde el lado del Dortmund no tuvieron más remedio que confirmarlo al día siguiente, en la previa de la semifinal de Champions ante Real Madrid, hecho que tapó una grave acusación a Uli Hoeness, presidente del Bayern, por evasión de impuestos.

"No podría haber sido peor. A cuatro horas del partido", bromeó Klopp en la conferencia de prensa previa del día anterior al partido. Además, pidió que los hinchas del Dortmund alentaran a todo el equipo, incluso a Götze, ya que lo más importante en ese momento era ganar la serie ante el Merengue. El pedido surtió efecto, ya que el Dormund ganó 4-1 en la mejor noche de Robert Lewandowski, que convirtió todos los goles de su equipo.

El partido de vuelta en el Bernabéu era la última presentación de Götze con la camiseta del Dortmund y por eso las críticas se intensificaron. Algo irremediable teniendo en cuenta que el mejor jugador del club se estaba yendo al rival más odiado.

La pregunta que muchos se hicieron fue: "¿Qué cambió para que tomara esa decisión?", y la respuesta la dio Klopp el día después que el acuerdo se conoció: "¿Por qué se va? Porque lo quiere Guardiola. Además de tener como técnico a un hombre que ganó todo y lleva consigo una mística que pocos tienen, también tuvo un papel preponderante el factor económico. Götze y su representante ganaron 9,6 millones de dólares por la tranferencia y el jugador cobra 13,8 millones por año, más del doble de lo que ganaba en su anterior equipo. Su costo total llega casi a los 160 millones de dólares, pero los Bávaros cazaron al "talento del siglo" según Mathias Sammers y además debilitaron a su máximo rival. Sin dudas, para el Bayern esto prueba de que es un precio que valía la pena pagar.

Tras la victoria del Munich en la final de la Champions League, el plantel volvió a Alemania y Götze fue muy abucheado, y el enojo se multiplicó en noviembre cuando él abrió la cuenta en el 3-0 del Bayern contra el Dortmund por la Bundesliga.

Hace un año, ningún hincha del Dortmund habría creído que esto pasaría, pero lamentablemente para ellos, esta historia de terror se transformó en una triste realidad.

Artículos relacionados