thumbnail Hola,

Segunda parte del mano a mano de Goal con Julio Ricardo Villa. "Erik es capaz de crear juego, inventar", cuenta el emblema del Tottenham y da sus candidatos a ganar la Premier.

El recuerdo que tienen los hinchas del Tottenham por Julio Ricardo Villa está atado a un gol. Como el hincha de Boca recuerda el de Diego Maradona a Fillol, o el de River la chilena de Enzo Francescoli contra Polonia, los fanáticos de los Spurs no se olvidan de aquella apilada del argentino en la final de la FA Cup de 1981, que selló el memorable triunfo 4 a 3 sobre Manchester City.  

Más de treinta años después, Erik Lamela pretende seguir los pasos de Villa y Osvaldo Ardiles. La dupla que en 1978, tras haber sido campeones del mundo con la Selección de César Luis Menotti, llegó a White Hart Lane y abrió un camino como los primeros sudamericanos en brillar en la Liga de Inglaterra.

Mano a mano con Goal, desde su Roque Pérez natal, Villa reflexiona sobre la transferencia del exvolante de la Roma al equipo que dirige André Villas-Boas: “Me parece fantástica la llegada de un jugador como Lamela al Tottenham. El entrenador está armando un equipo súper competitivo. Lamela tiene lo que le falta al fútbol europeo. Erik es capaz de crear juego, de inventar”.

Dicen los mismos futbolistas que cambiar de liga requiere de un período de adaptación. Dicen, también, que la Premier League es un campeonato distinto a todos, acaso el más difícil de jugar. “No creo que tenga inconvenientes para la adaptación futbolística. Es cierto que la Premier no es lo mismo que el Calcio. El inglés tiene dinámica, mucha rapidez, pero le falta ese volumen de juego que pueden darle jugadores como él. Además, ya tiene la mentalidad del futbolista europeo”.

Villa tiene llegada a la actualidad del Tottenham. Viaja dos veces por año a Inglaterra y su amigo y excompañero Osvaldo Ardiles, quien trabaja de relaciones públicas del primer equipo, lo pone al tanto cada vez que hablan por teléfono. Como hincha, a la distancia, celebra la decisión de los directivos de vender a Gareth Bale.

-¿Creés que Ardiles pudo haber influido en la compra de Lamela?

-Ardiles no influyó en la contratación de Lamela, es simplemente relaciones públicas del equipo, viaja con el equipo a algunos partidos pero nada más. Si el entrenador lo consulta, él opina. Pero este no fue el caso, estoy seguro.

-Futbolísticamente decís que no. Culturalmente, ¿es difícil para un argentino, como Lamela, adaptarse a la vida inglesa?

-Claro, ese es justamente el desafío, adaptarse a la vida de ellos. No creo que sea un problema, al contrario. Si comparamos punto por punto, Inglaterra está un paso por encima de Argentina. Es otra jerarquía, en todo sentido, ya sea en la relación del hincha con el futbolista como en el trato de la prensa con los jugadores. Nosotros somos más parecidos a los italianos. Pero más allá de esto, no tengo dudas de que Lamela va a mejorar muchísimo como futbolista en el Tottenham.

-¿A vos y a Ardiles les costó adaptarse?

-Sí, pero porque eran tiempos completamente distintos. Nosotros con Osvaldo nos fuimos a lo que en ese entonces era un mundo nuevo, desconocido. Estábamos incomunicados, era una travesía. Nos habíamos acostumbrado a una vida totalmente distinta. Para hablar por teléfono teníamos que caminar varias cuadras hasta encontrar un lugar desde donde poder llamar.

-Además del Tottenham, ¿seguís a los otros equipos de la Premier?

-Sigo la Premier en general, lógico. Veo más al Tottenham que al resto de los equipos, y me parece que tiene material súper interesante. Pero Manchester United  y Chelsea, que son los clubes más ricos, siguen siendo los favoritos para ganar la liga. También el Manchester City, a quien sigo por mi amigo el Flaco Cousillas, que también es de acá de Roque Pérez y trabaja como asesor de Manuel Pellegrini.

-¿Y Arsenal no tiene un gran equipo?

-Arsenal es un equipo al que respeto mucho porque disfruto de su estilo, de su forma de jugar y que (Arsene) Wenger nunca se resignó. Pero no creo que tenga grandes equipos comparativamente con los otros que te mencioné anteriormente. Le falta esos jugadores de jerarquía para ganar una liga o alguna copa. En los últimos años ha hecho de su fútbol un negocio, se ha convertido en un club vendedor. Recluta y forma jugadores para después venderlos a un buen precio.

Relacionados