thumbnail Hola,

Spalletti, DT del Zenit, restó importancia a la creciente especulación de que el delantero brasileño podría pasar a Tottenham, luego de que a los Spurs se les "escapara" Willian.

En San Petersburgo lo tienen claro. Y por si en el resto de Europa todavía algún club, como Tottenham, lo tenía en sus planes, el entrenador de Zenit, Luciano Spalletti, se encargó de aclararlo una vez más: Hulk no está en venta.

El potente delantero brasileño de 27 años, actualmente lejos de las canchas por una lesión muscular, había sido considerado por Andre Villas-Boas como una opción alternativa a su compatriota Willian, quien estuvo a punto de llegar a los Spurs y finalmente desembarcó en Chelsea.

Sin embargo, en la recta final de la ventana del mercado de pases europeo, el equipo ruso, con su técnico a la cabeza, se ocupó de sofocar las especulaciones que vinculaban a Hulk con el club londinense.

"Se está recuperando rápidamente. Pero la fecha exacta no la podemos decir. Él tiene una masa muscular excepcional y es difícil predecir cuándo volverá. Vamos a esperar por lo que digan los médicos", explicó Spaletti en conferencia de prensa y remató con un claro mensaje para los potenciales interesados: "De nuevo, Hulk no está en venta".

Hulk había sido apuntado como uno de los grandes nombres que buscaban los Spurs para cubrir la más que probable venta de Gareth Bale a Real Madrid. No obstante, además de la negativa de Spaletti, el propio Villas-Boas, que dirigió al brasileño en Porto, había admitido en mayo que esa transferencia era prácticamente "imposible".

"Él fue mi jugador (en Porto) y anotó 36 goles en una temporada, pero es imposible que venga por el salario que gana, lo que rompería el equilibrio", se había sincerado Villas-Boas.

Artículos relacionados