thumbnail Hola,
Porto y Benfica: los dos más grandes equipos y también los que mejores negocios hacen.

Portugal hace millones con el fútbol sudamericano

Porto y Benfica: los dos más grandes equipos y también los que mejores negocios hacen.

Portugal

En los últimos años, los lusos facturaron más de 260 millones de dólares con las 10 transferencias más fructíferas que involucraban a argentinos, uruguayos y colombianos.

Los portugueses encontraron un negocio millonario en el fútbol sudamericano: facturaron más de 260 millones de dólares en las diez transferencias más fructíferas de los últimos años, que tienen como protagonistas a argentinos, colombianos y uruguayos, sin contar a los brasileños que nutren de manera exagerada a cada uno de sus equipos, hace décadas. Una política que no sólo trae réditos en lo económico, ya que esos grandes jugadores, mientras se desempeñan en el fútbol luso, potencian a la Liga hoy considerada quinta mejor de Europa. 

La Liga Zon Sagres, como se conoce al torneo doméstico de Portugal, se ha convertido en los últimos años en la puerta de entrada a Europa para muchos jugadores sudamericanos, en especial argentinos, colombianos, paraguayos y uruguayos. La tendencia es cada vez más marcada, pero viene acompañada de un dato no menor: los grandes equipos lusitanos han sabido hacer excelentes negocios en cada mercado de pases con los futbolistas de nuestros pagos. Y así como los brasileños siempre fueron parte de ese torneo, en los últimos tiempos pusieron los ojos en el resto de Sudamérica.

Las 5 mejores transferencias de sudamericanos
Jugador Valor
Equipo
James Rodríguez 60 Millones
Porto-Mónaco
Falcao 54 Millones
Porto-At. Madrid
Ángel Di María 48 Millones
Benfica-Real Madrid
Lisandro López 32 Millones
Porto-Lyon
Lucho González 25 Millones
Porto-Marsella

Los casos más onerosos son los de James Rodríguez, Radamel Falcao y Ángel Di María. El ex Banfield pasó del Porto al Mónaco por la nada despreciable cifra de 60 millones de dólares; teniendo en cuenta que al club del Sur no le habían pagado ni 10 millones, se puede hablar de un gran negocio. Falcao dejó River por poco más de seis millones de dólares, y el Porto lo vendió tres temporadas más tarde al Atlético de Madrid por aproximadamente 54 millones. Y el Fideo, que se fue de Rosario Central al Benfica por 10 palos, en 2010 se mudó al Real Madrid por 48, entre cláusulas y extras.

Falcao festejando, sana costumbre en su estadía en Porto.

El Porto es el equipo que más rédito saca a sus jugadores, por encima del Benfica. Ambos clubes, ganaron 59 de las 79 ligas jugadas en la historia de Portugal, y esa superioridad parece repetirse también en los beneficios económicos. El conjunto de la ciudad de Oporto todavía se regodea pensando en las ventas de Lisandro López (32 millones al Lyon, en 2009), Lucho González (25 millones al Marsella, con el agregado de que dos años más tarde volvió al club con el pase en su poder, es decir gratis), el colombiano Freddy Guarín y el uruguayo Álvaro Pereira (15 millones cada uno, ambos al Inter).

Esos traspasos, sumados a los de Falcao y James –y otros algo menores como el de Mario Bolatti a la Fiorentina–, implicaron un ingreso de 206 millones de dólares. Todo ese dinero por vender jugadores a los que contratar salió nada más que 45 millones. También es destacable el caso del Sporting de Lisboa, tercer equipo en orden de importancia, que le vendió al Atlético de Madrid a Emiliano Insúa, por 4,6 millones de dólares, y el Sporting Braga, que hizo una buena diferencia al vender al uruguayo Luis Aguiar al Dinamo Moscú por cuatro millones, luego de haberlo pagado 800 mil dólares.

Colombianos: Jackson, futuro negocio millonario; James, ya se fue al Mónaco.

Apuestas a futuro

Pero no solamente se trata de lo que vendieron los clubes portugueses, sino de lo que van a seguir vendiendo. La política, en este sentido, es clara: apostar a jóvenes jugadores con proyección al más alto nivel. Así, el Benfica sabe que pronto cerrará increíbles negocios como el de Eduardo Salvio: el Toto llegó desde el Atlético de Madrid por  13 millones, y en las últimas semanas Manchester City, Tottenham, Arsenal y Paris Saint Germain ofertaron cerca de 45 millones.

Otros diamantes en bruto son Ezequiel Garay, a quien el Manchester United pretende a cambio de 26 millones; el paraguayo Lorenzo Melgarejo, por quien el Liverpool pagaría 14 palos; Oscar Tacuara Cardozo, quien luego de pelearse con el entrenador podría pasar al fútbol turco por 20 millones; y otros cracks tasados en altísimos valores como Maxi Pereyra (17 millones de dólares) o Nico Gaitán (24 millones). Pero tampoco termina ahí: Enzo Pérez, Lisandro López y Luis Fariña –lo acaban de ceder a préstamo a Arabia Saudita– son apuestas a las que todavía les falta tiempo de rodaje, y acaban de comprar a Rogelio Funes Mori. 

 

En el Porto no se quedan atrás: Nicolás Otamendi llegó desde Vélez por 10 millones y hoy está tasado en 40, cifra que el Nápoli está tratando de bajar para llevárselo a Italia. El colombiano Jackson Martínez será sin dudas la próxima gran venta, ya que su cláusula de rescisión hoy es de 53 millones (lo compraron por 11), y su compatriota Juan Quintero es otra de las apuestas. Y en el Sporting de Lisboa tratan de imitar el ejemplo, y por eso contrataron a Marcos Rojo y Valentín Viola (regresó a préstamo a Racing).

No todo lo que brilla…

Sin embargo, no se puede ser exitoso siempre cuando de comprar y vender jugadores se trata. Es por eso que también existe un grupo de apellidos que llegó con la misma ilusión pero que no pudo encontrar su lugar ni ser revendido a un mayor precio. En ese listado encuentran su lugar jugadores como Sebastián Prediger, Fernando Belluschi, Mariano González, Nelson Benítez, Tomás Costa , Juan Iturbe (Porto), Andrés Madrid (Sporting Braga) o Leandro Grimi (Sporting Lisboa).

O bien casos de futbolistas que rindieron en sus equipos, pero se fueron con el pase en su poder sin dejar dólares en las arcas de sus clubes, como Leandro Romagnoli (Sporting Lisboa), Pablo Aimar o Javier Saviola (Benfica).

De cualquier modo, Portugal ha logrado convertirse en el país más eficiente en cuanto a sus ventas, hallando en Sudamérica el oro puro para enriquecer su fútbol y sus arcas. Nueva puerta de entrada a Europa, Portugal crece gracias a sus dos potencias, Porto y Benfica, pero su liga sería mucho más competitiva si generase futbolísticamente la mitad de lo que produce en dólares.

Artículos relacionados