thumbnail Hola,

El técnico portugués ha hablado en rueda de prensa antes de un partido de liga, después de varias semanas mandando a su segundo entrenador, Aitor Karanka.

José Mourinho habló ante los medios después del entrenamiento en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. El técnico habló sobre su futuro, Iker Casillas y también acerca del partido que el Real Madrid afrontará mañana ante el Real Betis.

Las primeras preguntas, como eran de esperar fueron en relación al tema del Canillas, donde supuestamente el entrenador filtró que el año que viene no estaría en Madrid. "El Canillas es una segunda casa para mí y mi hijo, pero su presidente tiene un problema: le gusta mucho hablar con la prensa”, si bien confirmó que la frase “el año que viene no estaré aquí [en la charla de entrenadores del Canillas]”si la dijo.

Con respecto a su futuro, se emplazó a hablar al final de la temporada, cuando todo termine y haya más tranquilidad. “Conmigo no hay problema, ni por mi parte ni por la suya. Así que, con tranquilidad, llegaremos a la conclusión que sea mejor para todos a final de temporada. Mi relación con el presidente y con el club es muy buena. Por eso nos sentaremos y decidiremos lo que es mejor para el Madr id, para mí, para el ‘presi’ y para todos. La situación perfecta no existe. En ningún lado. Trataremos de terminar la temporada del mejor modo posible y, después, sin la presión de los partidos, nos sentaremos a decidir”, aseguró el entrenador luso.

Sobre quién será el arquero mañana, el técnico contestó sin tapujos y dijo que sería Diego López: "Casillas mañana estará en el banco. Juega Diego, pero Iker está en perfectas condiciones para jugar. Es perfecto para mí y para todos tener dos arqueros en condiciones”, dijo tajantemente.

Mourinho se sintió incomodo en varios momentos con las preguntas, que a su juicio no eran deportivas y lo quiso dejar claro. “Jugamos la final de Copa, estamos en semifinales…creo que hay temas para hablar de fútbol”. Por último el técnico valoró el sorteo de la Champions League y a su rival, Borussia Dortmund. "En el sorteo de octavos de final y cuartos estaba un poco nervioso, porque tenía opciones más accesibles y otras más complicadas. Cuando nos tocó el Manchester nos pudo tocar alguno más asequible, cuando nos tocó el Galatasaray, uno más complicado. En semifinales no, yo estaba tranquilo, todos eran difíciles”, finalizó.

Artículos relacionados