thumbnail Hola,

El juvenil de Racing viajó a Rusia para hacerse la revisión médica y firmar contrato con el Anzhi de aquél país. Luego, volverá para reincorporarse a la academia.

"Fue todo rápido, se decía que había una posibilidad de irse. Yo la verdad lo tomaba con tranquilidad. Hoy ya está todo casi arreglado, estoy a punto de viajar a ver el tema, pero con tranquilidad". Las palabras, serenas y pausadas, pertenecen a Ricardo Centurión. Contrarias a su juego y también a su carrera, que en un semestre dio un vuelco impensado. El jugador de Racing, que se despide prematuramente del fútbol argentino (pese a que jugará el Torneo Final con la camiseta del club de Avellaneda) viajó a Rusia para someterse a los estudios físicos de rigor previos a la firma del contrato con el Anzhi.

Sobre la venta, el Wachiturro comentó que "está bueno, le viene bein al club, a mí, pero falta mucho. Me tengo que quedar acá 6 meses, estoy contento acá en Racing haciendo las cosas de la mejor manera". Centurión, es conciente de la situación que vive, y pese a que dice no conocer nada del club, es paciente: "Sé que tengo 20 años y en estoy 6 meses tengo que aprender, estudiar un poco, poner las pilas en eso", responde consultado sobre el obstáculo del idioma.

A Racing le quedarán, además de los 6 millones de Euros libres, una plusvalía del 20% de una futura venta y una cláusula para que, en caso de que el jugador vuelva a la Argentina, el club que lo contrate deba pagar una compensación a Racing. El jugador, fue sondeado por un puñado de clubes importantes de Europa, pero la del Anzhi fue la oferta más importante. "Lo del Porto y Benfica se decía pero nunca hubo una operación concreta", explica.

Falta mucho aún. Centurión es conciente que debe vencer a la ansiedad y seguir creciendo, y lo deja en claro en cuanto puede. "Tengo los pies sobre la tierra, sé cómo viene esto", repite antes de irse. Su destino, al menos por unos días, está en suelo europeo.

Artículos relacionados