thumbnail Hola,

Centurión, en exclusiva para Goal, avisa que pretende postergar su llegada a Europa "porque ahora estamos bien como para pelear por el título".

Tiene la simpleza a flor de piel. Frontal, de pocas palabras, pero claro a la hora de expresar qué siente. Del barrio Villa Luján a la Primera División. Se restriega los ojos y sueña, porque parece que su futuro estará en el Viejo Continente. Adrián Ricardo Centurión, o Centu, o Fideo, como se lo quiera denominar, es una de las promesas más importantes del fútbol argentino y el jugador con más proyección europea de los últimos años.

Con 20 años ya comprendió que el vértigo del mundo de la pelota puede resultar demasiado violento. Su sueño estaba por cumplirse, pero su viaje a Rusia, para jugar en Anzhi, quedó frustrado por una malformación en un tobillo. Decidió operarse, estuvo tres meses inactivo y en su regreso, demostró que está intacto. Que la rebeldía es su forma de expresarse, que tiene la frescura del barrio en su gambeta y que su horizonte en el fútbol europeo, por ahora, puede esperar. Centurión sueña con ello, pero sabe que primero debe terminar por cumplir su deseo, que es jugar un tiempo más en Racing.

-¿Mirás mucho fútbol europeo?
-En los ratos libres me pongo a mirar y me gusta mucho. Las ligas son todas muy parejas. Está muy lindo. Acá en la Argentina se puede ver todo. El fútbol alemán me encanta porque se puso muy parejo, muy contundente. El fútbol inglés me gusta mucho por la dinámica. Pero hoy no se puede decir que hay una liga mejor que la otra. Y en España todos también juegan genial.
-Cuando se habla de que tu futuro es Europa, ¿Qué sentís?
-Estoy tranquilo. Ya pasó lo de la lesión. Hoy estoy más calmado, más reflexivo. Antes hice las cosas sin pensar, por impulso. Hoy si me dicen algo, lo pienso, lo calculo más. Cuando uno mira Europa, como todo pibe, sueña con estar en ese lugar, pero para estar ahí hay que ganárselo, con sacrificio y con dedicación. Eso pasa también con la Selección: para poder estar, hay que tener muchas cosas para cumplir ese sueño.
-Tener compañeros como Camoranesi, Saja, Pelletieri, ¿ayuda a la hora de estar madurar?
-Con los más grandes tenemos muy buena onda. Son buenos compañeros adentro de la cancha y afuera de ella. Escuchamos anécdotas, nos divertimos y eso es genial. A uno le quedan enseñanzas de cada una de las cosas que ellos cuentan.
-Poder jugar con Zuculini, De Paul, Fariña, Vietto, ¿Se disfruta de una manera especial?
-La verdad que sí. Pensar que estábamos separados, unos en Reserva y otros en Primera, que creíamos que no nos iba a llegar la chance de estar juntos y por fin se nos dio. Jugar en una misma cancha, más que con compañeros, con amigos, me pone muy feliz. Los últimos partidos jugamos juntos. Somos unidos, salimos a comer, a pasear, a comprar cosas. Todos pasamos momentos complicados y salimos juntos. La verdad es que está buenísimo compartir todo con ellos.
-Ustedes desde chicos no tuvieron divisiones inferiores tan fáciles, porque el club no estaba bien, ¿eso los hace más fuertes ahora en Primera?
-Vivimos épocas duras en las Inferiores, no como ahora que los chicos por suerte están mejor. Haber pasado por todas esas cosas, como no tener algunas cosas para entrenar, te ayudan a madurar.
-Respecto a tu juego que es vistoso y que algunos piensan que burlás al rival, ¿sentís que hay cosas que tenés que modificar?
-Uno cuando está adentro de la cancha no se da cuenta de muchas cosas. Ahora cuando veo repeticiones o me lo dicen, me doy cuenta de que en la última jugada tengo que ser más contundente. Terminarla más fácil. A todos nos gusta jugar bien, te juro que aunque estemos ganando o perdiendo, no canchereamos, jugamos al juego de nosotros. Respecto a mi juego, ya te digo, entiendo que en los últimos metros tengo que ser más contundente.
-¿Hay jugadores a los que mirás para imitar o para copiar movimientos?
-No tengo uno en especial, me gustan los jugadores que van para adelante. Siempre digo que el que me gusta es Di María. No lo miro para copiar algo, lo miro porque me gusta cómo juega. Sé que uno mirando aprende, pero estoy delante de una tele haciendo eso.
-¿Querés quedarte un torneo más en Racing y después pegar el salto a Europa?
-Me gustaría quedarme seis meses más acá en el club. Tenemos una base de jugadores muy buena, ahora estamos bien para pelear arriba en el torneo y quiero pensar en eso para poder lograr ese objetivo. Después veremos cómo se da todo.

Artículos relacionados